Los cementerios históricos alrededor del mundo interesan a los vivos también. Las lápidas, las criptas y los paisajes revelan pistas sobre el espíritu de un lugar y su gente. Estos famosos cementerios, logran apartar la idea de un lugar triste o espeluznante y en cambio evocan curiosidad y una energía distinta por las leyendas de los personajes enterrados allí. A continuación, te damos un breve vistazo de los 5 cementerios históricos más famosos e interesantes; lugares que definitivamente puedes agregar a tu lista de turismo, junto con los cementerios de películas, cementerios tenebrosos o los cementerios más curiosos del mundo.

Conoce 5 cementerios históricos

Te mostramos los cementerios históricos que debes conocer.

1) Westminster Burying Ground (Baltimore, Maryland)

Una medianoche del año 1949, un misterioso extraño dejó tres rosas y una botella de coñac en la tumba de Edgar Allan Poe en el centro de Baltimore. El extraño, que llegó a ser conocido como el «Poe Toaster», visitó la tumba todos los años a medianoche en el cumpleaños de Poe hasta 1993. Su aparición anual se convirtió en un ritual de espectadores nativos, que aparecían en multitudes para mirar, pero ninguno se atrevió a acercarse al desconocido visitante.

El elaborado monumento de mármol fue pagado en parte por escolares locales que donaron centavos a una campaña de recaudación de fondos conocida como «céntimos para Poe». Todavía quedan centímos en la tumba, que es también el lugar de descanso final de la esposa de Poe, Virginia, y su querida tía y suegra, Maria Clemm.
Los fanáticos de Poe pueden notar un error tipográfico en la inscripción del monumento, que da su fecha de nacimiento como el 20 de enero (su cumpleaños real fue el 19 de enero). Además, una pequeña lápida en la parte posterior del cementerio marca el lugar donde originalmente fue enterrado Poe.

Aunque Poe es la estrella de este cementerio de la ciudad fundado en 1787, una vez conocido como el lugar de enterramiento más exclusivo de Baltimore, hay mucho más que ver en el cementerio, repleto de obeliscos, tumbas renacentistas egipcias e incluso una gran pirámide. James McHenry, un firmante de la Constitución de los Estados Unidos, está enterrado ahí, al igual que los veteranos de la Revolución Americana y la Guerra de 1812.

2) Cementerio de Hollywood (Richmond, Virginia)

No es sorprendente que muchos confundan el cementerio de Hollywood con un jardín, un parque o un museo de arte al aire libre. Los guías turísticos aquí enfatizan que está diseñado para funcionar como los tres. Con su rica historia y paisajes pintorescos sobre los rápidos del río James, cerca del centro de Richmond, este lugar atrae multitudes de visitantes y caminantes, y se dice que es el segundo cementerio más visitado en Estados Unidos, detrás del Cementerio Nacional de Arlington.

El recorrido a pie dura aproximadamente dos horas y abarca arte, arquitectura e historia, pero también se puede recorrer el cementerio en automóvil o en tranvía. La vegetación florece en todas partes en la primavera y el verano: se necesita un equipo de 30 voluntarios solo para cuidar los rosales. Este cementerio es el lugar de descanso de dos presidentes de EE. UU., James Monroe y John Tyler, además del presidente confederado Jefferson Davis.

Otros lugares de interés incluyen el Monumento a los Muertos de la Guerra de Confederados, una pirámide de 28 metros hecha de enormes bloques de granito y las tumbas de 22 generales confederados, incluido J.E.B. Stuart.

​3) Cementerio Mount Olivet (Frederick, Maryland)

En el otoño, se puede recorrer el cementerio Mount Olivet al caer la noche con un guía y una linterna. El histórico recorrido informativo se detiene en Confederate Row, donde están enterrados los soldados de la Batalla de Antietam. También se puede ver la tumba de la patriota local Barbara Fritchie, cuyo encuentro con Stonewall Jackson durante la Guerra Civil fue inmortalizado en un poema por John Greenleaf Whittier. En el poema, Fritchie desafía a los soldados confederados que están disparando a la bandera estadounidense que cuelga de su ventana, gritando «¡Dispara, si es necesario, esta vieja cabeza gris, pero salva la bandera de tu país!» Los historiadores han puesto en duda la exactitud de dicha historia, pero sigue siendo un cementerio para contemplar.

cementerios historicos

4) Cementerio la Iglesia de Cristo (Alejandría, Virginia)

A pesar de que mil personas yacen enterradas alrededor de la Iglesia de Cristo, sólo unas pocas docenas de lápidas sepulcrales se encuentran hoy en el histórico cementerio, haciendo señas a los transeúntes para que lean sus inscripciones que poco a poco se desvanecen. ¿Por qué la discrepancia? Muchos de los que están enterrados aquí no pudieron permitirse un monumento en su memoria. También se cree que algunas lápidas fueron robadas y utilizadas para pavimentar las pasarelas de las casas en Old Town.

Las lápidas ofrecen una lectura fascinante, aunque breve. La lápida de George Mumford dice que murió en 1773; su lugar de nacimiento es «New London en la colonia de Connecticut». Un macabro poema marca el lugar de descanso final de Sarah Wrenn, quien murió en 1792: «Todos ustedes que vienen a ver mi tumba, como lo soy ahora, pronto estarán. Prepárense y vuelvan a Dios a tiempo, porque fui tomada en mi mejor momento «.

La lápida de la actriz Anne Warren, que murió una década después en 1808, tiene un tono mucho menos severo. Parte de la larga inscripción dice: «Por su pérdida, el escenario estadounidense se ha visto privado de uno de sus adornos más brillantes. La excelencia inigualable de los talentos teatrales fue superada por las poderosas virtudes y logros que poseía en su vida privada «.

5) Cementerio de Oak Hill (Washington DC)

El filántropo y coleccionista de arte William Corcoran fundó Oak Hill en 1849, tenía la intención de crear cementerios parecidos a jardines con senderos sinuosos y vistas expansivas. Oak Hill pronto se convirtió en un lugar de moda para ser enterrado. James Renwick, arquitecto del Castillo Smithsonian, incluso fue contratado para diseñar la capilla gótica en miniatura del cementerio.

Cuando el hijo de Abraham y Mary Lincoln, Willie, murió de tifus en 1862, su servicio de oración se celebró en la capilla y su ataúd se colocó temporalmente en el mausoleo de la familia Carroll en Oak Hill (William Carroll era entonces secretario de la Corte Suprema de EE. UU.)

Durante la Guerra Civil, Lincoln ocasionalmente se sentaba en una mecedora frente al lugar de descanso de Willie, mirando a su alrededor. (Irónicamente, el hijo de Jefferson Davis fue enterrado en Oak Hill aproximadamente al mismo tiempo, aunque Davis no pudo visitarlo durante la guerra). Otros personajes de la Guerra Civil enterrados aquí, incluyen al Secretario de Guerra Edwin Stanton y al abogado Frederick Aiken, que defendieron a Mary Surratt en su juicio por ayudar e instigar en el asesinato de Lincoln. La lápida sepulcral de Aiken está inscrita con las elegantes palabras iniciales de su defensa.

Es necesario realizar una limpieza de tumbas cada cierto tiempo y así evitar que el tiempo y las condiciones climáticas afecten al aspecto de la lápida. Reserve ahora un servicio de limpieza de cementerios en Madrid y rinda homenaje a sus seres queridos manteniendo limpio y con buen aspecto el lugar donde descansan eternamente.
quiero contratar servicio