Descubre cómo limpiar una lápida para mantenerla bella y cuidada.

Los cementerios representan un lugar de descanso final y además un lugar donde los seres queridos pueden acercarse para llorar o reflexionar, por lo que es importante mantener las tumbas en buen estado.

Cómo limpiar una lápida

Los efectos del clima pueden erosionar las lápidas, despintarlas y volver ilegibles los nombres de las personas homenajeadas. Para un buen mantenimiento se deben tener en cuenta varios aspectos como por ejemplo el tipo de piedra, el clima y el estado de la lápida ya que algunas necesitan un cuidado más delicado y un mantenimiento realizado por expertos en limpiezas de tumbas para no arruinarlas. 

En este artículo ofrecemos instrucciones para una limpieza básica y recomendaciones para no arruinar los monumentos.

8 pasos para limpiar una lápida

1.Consentimiento o permisos

En el caso de querer limpiar la lápida de algún ser querido, consulta con los integrantes de la familia para tener su permiso, además puede que alguno de ellos también quiera colaborar con la limpieza.

Por otra parte, si tu intención es limpiar piedras de mausoleos históricos, asegúrate de contar con un permiso para ello ya que, para estas cuestiones, contratan a especialistas para no dañar la piedra. Pero de todos modos puedes consultar en el cementerio.

2.Seguridad de la piedra

Algunas bases pueden estar inestables, asegúrate de que la lápida esté estable durante todo el proceso, no querrás lastimarte ni que se rompa la piedra. 

3.Tener en cuenta la temperatura

Toca la lápida con la mano, si está muy caliente no la limpies con agua fría porque causaría grietas. En todo caso cubre la piedra hasta que baje la temperatura o utiliza agua tibia.

Cuando las temperaturas son bajo cero, no se recomienda limpiar la piedra, ya que el agua podría entrar en las pequeñas grietas y congelarse agravando el problema de agrietamiento y rajaduras. 

limpieza de lápidas

4.Revisa las plantas pegadas a la lápida

En lugar de arrancar las plantas que invaden la lápida, procura quitarlas de raíz para que no vuelvan a crecer y, en caso de que sus ramificaciones estén muy incrustadas en la piedra, es conveniente esperar que se seque la planta para quitarla en su totalidad. 

 

 

5.Inspecciona la piedra

Inspecciona la piedra por tu seguridad y la integridad de la lápida, quizás se necesite de un experto para la limpieza. Para mayor seguridad trata de identificar: 

  • Delaminaciones: Algunas piedras están en capas, si observas que las capas se separan no comiences el proceso de limpieza.
  • Sonido hueco: Si con unos pequeños toques suena hueco, no intentes limpiar la lápida.
  • Grandes grietas: Si distingues grandes grietas o la intrusión de alguna raíz de planta o árbol, no intentes limpiarla. Primero necesitará reparaciones.

6. Mojar la piedra

Nunca utilices limpieza por agua a presión porque causaría un daño irreparable.

Utiliza rociadores para humedecer la piedra con agua limpia y observa cómo se seca, si al echar agua se visualizan varias grietas no continúes con la limpieza. 

7. Frotar la piedra

Si al rociar con agua no distingues ninguna grieta, espera unos minutos y después con algún raspador de madera o plástico quita el musgo y la suciedad adherida con raspados suaves. 

8. Enjuagar

Después de finalizar el raspado, enjuaga la piedra para quitar el excedente de suciedad. No utilices ningún otro producto que no sea agua.

 

Instrucciones especiales para cada tipo de lápida

Servicio de limpieza de tumbas

Lápidas de granito

Este material puede calentarse con facilidad en el verano lo que dificulta la limpieza. Al no mantenerse húmedo por mucho tiempo el monumento puede terminar luciendo rayado. Se debe dejar enfriar la piedra o remojar constantemente con agua tibia para limpiar, siempre y cuando no tenga rajaduras.

 

Lápidas de mármol

El mármol se daña con facilidad con cualquier tipo de agente de limpieza, y este es un material muy común en los monumentos del cementerio. Además se ralla con facilidad por lo que te recomendamos que no utilices cepillos de alambre ni otras herramientas duras.

Lápidas de bronce

A diferencia de los otros materiales, después de limpiar el bronce, se puede agregar una capa de pasta de cera y pulir la lápida para conseguir un acabado suave una vez que se seque. 

Lápidas de piedra pizarra

Se puede dañar con algunos agentes de limpieza pero sobre todo evitar soluciones de vinagre al limpiar este material. Si no eres un profesional sólo limpia con agua como en los pasos anteriores.

Lápidas de arenisca

Es un material suave para tallar y lo suficientemente duro para durar muchísimos años. Su mayor problema es que cuando la humedad entra en sus capas ya que puede desmoronarse fácilmente.

 

Materiales que debes evitar utilizar para limpiar lápidas

  • Blanqueador: pueden romper la superficie de las piedras y hacer que se desmoronen.

  • Cepillos de alambre: son útiles para eliminar el moho pero también remueven capas de la piedra. 

  • Herramientas eléctricas: no utilices lavadoras, ni taladros y pulidoras sin la recomendación de un experto. Pueden causar un daño irreparable en la lápida.

 

Aunque tus intenciones sean buenas y quieras mejorar el aspecto de la lápida para darle a un ser querido el respeto que se merece, si no estás seguro de cómo está el estado de la piedra  o de cómo limpiarla, recurre a expertos en Limpiezas de Tumbas y lápidas.

Solicita gratis un presupuesto online y asegúrate de darle una correcta limpieza y mantenimiento para que el monumento esté siempre en buenas condiciones.