El mármol y el granito son las dos piedras naturales más utilizadas en el sector funerario por su dureza, durabilidad y belleza.

Materiales a utilizar:

  • Agua
  • ​Alcohol
  • Botella de spray
  • Cepillo de cerdas naturales o cepillo de nylon
  • Cepillo de dientes
  • Esponjas
  • Palillos de madera (para eliminar suavemente los líquenes)

Pasos en la limpieza

El uso de agua y alcohol con diferentes tipos y tamaños de cepillos de cerdas naturales requiere un poco de paciencia, pero es la forma más natural y segura de limpiar cualquier tipo de lápida, ya sea de piedra caliza o mármol.

  1. ​Para comenzar, hecha el agua sobre la lápida, usando un rociador o una botella en spray.
  2. Comienza a limpiar la piedra desde abajo y desde arriba. Esto ayudará a evitar rayas o que lo rayes. Asegúrate de enjuagar el área limpia, también con agua.
  3. Es mejor comenzar a limpiar con un cepillo de cerdas suaves y solo gradualmente puedes pasar a un cepillo de cerdas naturales que sea más rígido, si es necesario. Nunca utilices un cepillo de alambre o metal.
  4. Si ves que hay líquenes o musgo creciendo en la piedra, raspa suavemente con un palillo de madera o de plástico. A menudo, saldrá con bastante facilidad, otras veces es posible que deba repetirse.
  5. En el caso de que la lápida tenga alguna mancha que no sale por mucho que cepilles, puedes echar un poco de alcohol sobre la mancha y pasas el cepillo o mejor, puedes pasar también una esponja con la que eliminar la mancha.
  6. Una vez que hayas acabado de limpiar la lápida, tienes que enjuagar en profundidad de nuevo con agua. No hace falta que seques la lápida, deja que se seque de manera natural.

Consejos para limpiar las lápidas

  • Se recomienda utilizar siempre esponjas suaves y bayetas de microfibra para evitar arañar la superficie de la lápida.
  • Para limpiar lápidas de piedra natural, la mejor opción es utilizar una mezcla de agua y jabón con PH neutro.
  • Aunque no es la opción más valorada por los marmolistas ni artesanos funerarios. Otras de las opciones más utilizadas para la limpieza de lápidas es la mezcla de agua y amoniaco para las lápidas con brillo o materiales como el granito; o la mezcla de agua y lejía para las lápidas sin brillo, como el mármol blanco. Eso sí, nunca mezclando ambos productos químicos, ya que además de ser corrosivo con el material, sus gases son dañinos para la salud.
  • Para eliminar manchas grasas, como por ejemplo, la cera de las velas, se pueden utilizar polvos de talco o una mezcla de bicarbonato de sosa con agua. Para ello, aplica sobre la mancha este producto y deja actuar durante unos días cuando ya podrás retirarlos y la cera habrá desaparecido.
  • Para eliminar manchas de óxido producidas por la lluvia, utiliza zumo de limón y sal. En este caso, no lo dejes actuar por mucho tiempo, enjuaga con agua y seca. El limón además, es un blanqueador natural, por lo que será muy útil para lápidas blancas con inscripciones metálicas.
  • Para roturas, humedades o desgastes en la piedra natural, o incluso para un mantenimiento mayor, es mejor contar con ayuda de profesionales expertos. Aunque la piedra natural es resistente, algunos productos químicos, así como su uso indebido pueden causar el efecto totalmente contrario que se desea. Los profesionales del arte funerario y marmolistas, así como en nuestros almacenes, contamos con productos específicos para el cuidado y mantenimiento de las piedras de las lápidas.

Para evitar que el sitio donde descansan nuestros seres queridos se convierta en un lugar abandonado, es necesario realizar una limpieza de tumbas cada cierto tiempo para preservar la lápida en buenas condiciones. Reserva ahora una limpieza de tumbas en Madrid y rinde homenaje a tus seres queridos manteniendo limpio y con buen aspecto el lugar donde descansan eternamente.