En España, cada 1 de noviembre se celebra en tradición el Día de Todos los Santos para honrar a nuestros seres queridos ya fallecidos, haciéndoles una visita. Antes de la visita se suele ir previamente a limpiar las lápidas familiares, pero muchas familias no disponen de la información suficiente para llevar a cabo una limpieza correcta y en profundidad. 

Esta es la razón de que escribamos este post, ya que queremos facilitarte el proceso.

Con el tiempo, las lápidas, tumbas o nichos de nuestros familiares pueden desgastarse, desvanecerse, cubrirse de líquenes o incluso romperse, por lo tanto, es muy importante tener cuidado dichos elementos y aprovechar esa visita especial para limpiar la lápida correctamente tal y como te explicaremos a continuación.

En primer lugar, debes contar con estos materiales:

  • Agua
  • Alcohol
  • Botella de spray
  • Cepillo de cerdas naturales o cepillo de nylon
  • Cepillo de dientes
  • Palitos de madera (para eliminar los posibles líquenes de las tumbas)
  • Esponjas

Sigue estos pasos para limpiar la tumba de tu familiar

Usar una mezcla de agua y alcohol con diferentes tipos y tamaños de cepillos de cerdas naturales requiere un poco de paciencia, pero es la forma más natural y segura de limpiar cualquier tipo de lápida, ya sea de piedra caliza o mármol.

  1. En primer lugar, echa el agua sobre la lápida, usando un rociador o una botella en spray.
  2. Limpia la piedra desde abajo y desde arriba con un trapo fino con el fin de evitar rayas o  que hagas una rayadura. Asegúrate de enjuagar también con agua el área limpia.
  3. Limpia con un cepillo de cerdas suaves y más adelante, para las áreas más difíciles puedes pasar a un cepillo de cerdas naturales que sea más rígido, si es necesario. Nunca utilices un cepillo de alambre o metal o podrías rayar la lápida.
  4. En caso de que lleve mucho tiempo sin limpiarse y hayan aparecido líquenes o musgo sobre la piedra, raspa suavemente con un palito de madera o de plástico. Suele ser bastante eficaz, si no se va al principio, repítelo un par de veces.
  5. Si la lápida tiene algunas manchas que no salen por mucho que frotes con el cepillo, puede echar un poco de alcohol y volver a frotar con el cepillo o ayudarte de una esponja.
  6. Una vez limpia, échale agua de nuevo y enjuaga en profundidad. La lápida se secará de forma natural, no es necesario secarla.

Consejos adicionales 

Es preferible no usar jabón, con el tiempo podría desgastar las lápidas de piedra o mármol produciendo que a la larga aparecen nuevas manchas.

El alcohol mezclado con agua  será solución suficiente para que la lápida quede completamente limpia.
Si quieres evitar que el lugar donde descansan nuestros seres queridos se convierta en un lugar descuidado es necesario realizar una limpieza de tumbas cada cierto tiempo y así evitar que el paso del tiempo y las condiciones climáticas afecten al aspecto de la lápida.  Reserva ahora de una limpieza de tumbas en Madrid y rinde homenaje a tus seres queridos manteniendo limpio y con buen aspecto el lugar donde descansan eternamente.