Con tantas cosas por hacer en el día a día, casi siempre, olvidamos asuntos que quizás no nos parezcan tan importantes. Entre las cosas que dejamos pasar se encuentra, por ejemplo, la limpieza de las tumbas y lapidas de nuestros seres queridos. Aunque las lápidas no se deban limpiar frecuentemente, sí necesitan un mantenimiento cada cierto tiempo. Hoy, para que no te quede ninguna duda, aprenderás a limpiar una lápida de granito con estos consejos.

De las primeras cosas de las que debes disponer es de tiempo, así que reserva en tu agenda un día para hacer este trabajo. No basta con que tengas libre algunas horas, sino que debes amoldarte a los horarios de apertura de los cementerios.

VERIFICAR EL ESTADO DE LA LÁPIDA

Uno de los primeros pasos es darte cuenta cuál es el estado actual de la lápida. Cerciórate que no existan grietas, que el material no esté muy deteriorado, porque de ser así, lo mejor es que busques ayuda de profesionales de limpieza de tumbas. Si hace mucho tiempo que no visitas el cementerio, o que no limpias la lápida de tu ser querido, este paso cobra mucha más relevancia, así que ¡recuerda hacerlo!

¿CON QUÉ LIMPIAR LA LÁPIDA DE GRANITO?

Para que intentes ahorrar tiempo lo mejor es que tengas todo preparado. Las herramientas de limpieza que necesitaras serán: cubos, cepillos de varios tamaños (tanto de cerdas suaves como de cerdas más fuertes), bayetas de microfibra y una escoba.

Por otra parte, debes de tener especial cuidado con los productos de limpieza. Muchos piensan que la mejor y única opción es la lejía, y lo cierto es que existen otras opciones menos agresivas. La lejía puede llegar a ocasionar daños en el diseño o color de la lápida si no se usa con precaución. Lo mejor es que uses productos de limpieza especializados para este tipo de material, así te aseguras de no tener ningún problema.

limpiar lapida granito

¿CÓMO LIMPIAR LA LÁPIDA?

Llega el momento de limpiar. Para ello, como mencionamos antes, ten todo preparado para facilitar el trabajo. Si puedes conseguir ayuda de algún amigo o familiar quizás tardes menos en limpiar, o al menos, el tiempo que pases ahí será más agradable.

Primero, retira la suciedad superficial. Para ello puedes utilizar un cepillo o la escoba, aquí no deberías de pasar mucho tiempo, a menos que esté muy sucia la lápida. Repasa  todas las superficies de la lápida con la mezcla de agua y de los productos de limpieza especiales (ten muy en cuenta los rincones y rendijas). Utiliza los cepillos pequeños y retira el moho o la suciedad que pueda estar adherida en los lugares de difícil acceso. Ahora puedes aclarar con agua, repasar otra vez con las bayetas la superficie y volver a aclarar.

Tendrás que limpiar y aclarar cuantas veces sea necesario, es decir, hasta que veas que la lápida haya quedado completamente limpia. Para finalizar, puedes usar algún producto o cera especial para el granito y repasar con una bayeta seca de arriba hacia abajo. Además, con este tipo de producto conseguirás proteger un poco más la lápida de la suciedad.

CÓMO LIMPIAR UNA LÁPIDA EXTREMADAMENTE SUCIA

Cuando tienes que limpiar una lápida muy sucia puedes pasarte todo un día frotándola que seguramente la suciedad siga estando ahí. La mugre y el moho se adhieren de tal manera que tendrás que limpiarla varias veces y aclarar muchas más, a menos de que vayan varias personas a limpiar la lápida y se puedan organizar lo suficientemente bien para hacer el trabajo.

quiero contratar servicio