No son pocas las lápidas de piedra que todavía podemos observar en los cementerios en tumbas y lápidas. La piedra, aun siendo un material duro y resistente, con el paso del tiempo, tiende a acumulando suciedad de todo tipo, grasa, óxido, vegetales etc.

A todos nos gustaría tener en buen estado las lápidas y tumbas de nuestro seres queridos pero, unas veces por dejadez y, otras por no saber cómo hacerlo, terminar por dejar las lápidas bastante descuidadas. Cuando la situación es relativamente grave lo más conveniente es acudir a una empresa dedicada a la limpieza profesional de cementerios pero, si queremos y podemos llevar un mantenimiento de la limpieza de la piedra, vamos a proponerte algunos consejos para su cuidado.

limpiar lapida piedra natural

Para limpiar piedra natural, la mejor opción es utilizar un mezcla de agua y un producto jabonoso con PH neutro (típico lavavajillas).
Otra opción es mezclar agua con amoniaco. Hay quien defiende el uso de agua mezclada con lejía pero nosotros preferimos el amonicaco ya que es una base y no un producto ácido como la lejía que daña más la piedra. Pero, lo que jamás se debe emplear al limpiar la tumba, es una mezcla con lejía y amoniaco ya que con total seguridad dañaría la piedra además de que esta mezcla inhalada puede dañar la salud humana.

Para limpiar la tumba utilizar una esponja  y una bayeta de microfibra para evitar arañar la superficie. Se lava con la esponja y se aclara y seca con la bayeta de microfibra. Vamos a darte algunos consejos  o remedios según el tipo de mancha de que se trate, a la hora de limpiar la piedra natural:

  • Manchas grasas: Este tipo de mancha la puede producir la cera de una vela decorativa por ejemplo. Ante la porosidad de la piedra natural un eficaz remedio serían los polvos de talco. Se aplica sobre la mancha y se deja actuar durante unos días. Cuando retiremos los polvos sigue la mancha repetiremos la operación. También se puede utilizar para estas manchas agua mezclada con bicarbonato de sosa; se aplica, se tapa y se deja actuando durante varios días igual que con los polvos de talco.
  • Manchas de óxido: Para las piedras con inscripciones en metal que producen óxido alrededor, un remedio eficaz es zumo de limón mezclado con sal. Dado que el limón es ácido, no hay que dejarlo en acción demasiado tiempo. Ir calculándolo y según vaya desapareciendo la mancha aclarar con gran cantidad de agua y secar.
  • Manchas de tipo orgánico. Suelen ser producidas por hongos y vegetación. La mezcla ideal para manchas rebeldes de este tipo es agua oxigenada junto con unas gotas de amoniaco. Se dejará actuar hasta que se elimine la suciedad.
  • Manchas de pintura. Si por algún motivo (obra o reforma en el cementerio) la piedra se mancha de pintura, esta debe atacarse con disolvente para pintura. Estos productos deben utilizarse con sumo cuidado y tras leer las instrucciones de uso pues son abrasivos y agresivos con la piedra.

Con estos consejos que te hemos aportado estarás en disposición de atacar las manchas que puedan cubrir tu lápida o tumba de piedra dentro de unos niveles de resultado aceptables.

Es necesario realizar una limpieza de tumbas cada cierto tiempo y así evitar que el tiempo y las condiciones climáticas afecten al aspecto de la lápida. Reserve ahora un servicio de limpieza de cementerios en Madrid y rinda homenaje a sus seres queridos manteniendo limpio y con buen aspecto el lugar donde descansan eternamente.
quiero contratar servicio