Con el paso del tiempo, lo que implica la sucesión de estaciones, cambio de temperaturas, etc, las tumbas Se ensucian y deterioran. Llevas tiempo visitando a tu ser querido y a la vez pensando que el lugar necesita un aire fresco, una limpieza, como cuando estaba el primer día. Pues bien, aquí te dejamos una serie de consejos de cómo hacerlo.

cómo limpiar una tumba familiar

Consejos para limpiar tumbas de familiares

  • Antes que nada, lo que tienes que hacer es revisar la lápida, identificar las grietas o descamación y aumentar la precaución en esas zonas. Utiliza un detergente no iónico especializado. 
  • Con un cubo lleno de agua, enjuaga la lápida y frota con suavidad, con un estropajo. Solo es necesario una gotas de limpiador detergente por cada varios litros de agua. 
  • No uses materiales ásperos de limpieza. Así no rayarás la lápida. 
  • Siempre limpiar de arriba a abajo.
  • Nunca utilices jabones, limpiadores ni detergentes normales como el lavavajillas o jabón para platos, tampoco ácido clorhídrico ni ácido fosfórico ya que pueden producir daños en las superficies de las tumbas  
  • Para el granito sin pulir, utiliza siempre una brocha, pincel o paño seco previamente para quitar el polvo superficial. Los detergentes con base ácida son recomendables. Para el granito pulido, usa una mezcla de agua tibia con PH neutro frotando con una esponja húmeda. 
  • El mármol requiere la eliminación previa del polvo y residuos secos, seguido de agua caliente y jabón, mojando bien la tumba y limpiando a fondo. Para que brille es mejor que pases una gamuza y no dejarlo secar al sol. Otra alternativa casera es frotar con bicarbonato de sodio toda la lápida y frotar con limón. 
  • Por último, los adornos (de acero). Para estos, tres cucharadas de bicarbonato y agua frotando con una esponja y aclarando. Para las manchas es recomendable un vinagre blanco especial para limpiezas. Para pulir, lo mejor es utilizar aceite de oliva o agua con gas. Si los adornos son de bronce, opta por una mezcla a base de bicarbonato y zumo de limón, dejando que actúe durante veinte minutos y aclarando o un método con agua, sal y vinagre blanco, que podrás aplicar y dejar media hora, aclarando con agua tibia.

Para evitar que el sitio donde descansan nuestros seres queridos se convierta en un lugar abandonado, es necesario realizar una limpieza de tumbas cada cierto tiempo para preservar la lápida en buenas condiciones. Reserva ahora una limpieza de tumbas en Madrid y rinde homenaje a tus seres queridos manteniendo limpio y con buen aspecto el lugar donde descansan eternamente.