El granito es uno de los materiales más usados para la fabricación de lápidas. Es más duro que el mármol y permite que los monumentos funerarios se mantengan durante mucho tiempo. Con el transcurso de los años, las lápidas acumulan líquenes, musgos, excrementos de pájaros o depósitos de agua dura. Una limpieza periódica es necesaria para evitar que los efectos erosivos de estos elementos dañen permanentemente la piedra. Afortunadamente, el granito puede soportar una limpieza exhaustiva y en profundidad, pero aun así es importante ser minucioso, ya que el cuidado inadecuado puede estropear tu piedra. En el post de hoy te damos algunas recomendaciones para mantener una lápida limpia y en buen estado.

Limpiar y mantener una tumba en buen estado

Inspecciona la piedra para cerciorarte de que no tiene ninguna grieta o descamación

Las piedras con áreas dañadas deben lavarse con especial cuidado para evitar que el daño empeore. Si encuentras desgastes alrededor de la base de una lápida, puede que se deba a los equipos de mantenimiento del césped.

Moja bien la piedra para comenzar a ablandar cualquier material que esté sobre ella. El método habitual es mojar el granito con un cubo de agua, pero un pulverizador puede ahorrarte los viajes de ida y vuelta al grifo de agua.

Comienza a fregar con un cepillo de cerdas suaves y agua

Mezcla jabón no iónico de acuerdo con las instrucciones del paquete. Este tipo de jabón puede resultar efectivo para limpiar áreas que no responden sólo al agua y el cepillo. Los jabones y detergentes no iónicos tienen un pH equilibrado que ayuda a mantener la piedra en buen estado. Nunca utilices productos de limpieza para el hogar, detergentes abrasivos, ni limpiadores que contengan lejía o amoníaco. Puedes haber oído que la crema de afeitar es un limpiador de lápida fantástico. Es cierto: quitará casi cualquier escombro o mancha del granito inmediatamente. Sin embargo, la crema ácida deja atrás residuos químicos que erosionan y aceleran el deterioro de la piedra. Para esta parte de la limpieza también podrías utilizar un raspador de plástico. Estos raspadores son suaves y flexibles, y difícilmente dañarán el granito.

Friega nuevamente después de haber aplicado la solución limpiadora. Utiliza el raspador de plástico para quitar cualquier resto. Un cepillo de cerdas blandas puede utilizarse para tallar y limpiar las letras. Recuerda enjuagar con frecuencia mientras realizas esta limpieza.

mantener tumba en buen estado

Algunas cosas a tener en cuenta:

  • El agua de los grifos del cementerio puede contener cierta cantidad de óxido. Antes de llenar tu cubo, deja que el agua corra durante algunos minutos para eliminar el sedimento.
  • Trata de no limpiar las lápidas de granito en los días cálidos y soleados cuando la piedra está caliente al tacto. No es bueno verter agua fría sobre la piedra caliente. Opta por un día nublado y fresco, o límpiala muy temprano por la mañana o por la noche.
  • La mayoría de las lápidas necesitan ser limpiadas anualmente, a menos que estén ubicadas debajo de árboles y tengan excrementos de pájaros o escombros.

Advertencia: las piedras de granito más antiguas pueden necesitar atención especializada.

Es necesario realizar una limpieza de tumbas cada cierto tiempo y así evitar que el tiempo y las condiciones climáticas afecten al aspecto de la lápida. Reserve ahora un servicio de limpieza de cementerios en Madrid y rinda homenaje a sus seres queridos manteniendo limpio y con buen aspecto el lugar donde descansan eternamente.
quiero contratar servicio