Con el paso del tiempo las lápidas de los cementerios de Madrid en las que reposan nuestros seres queridos se van deteriorando por lo que necesitan una limpieza de la tumba o una mano de pintura. Puedes hacerlo tú tomando ciertas precauciones si es que no prefieres contar con un  servicio profesional de mantenimiento de tumbas en Madrid.
pintar lapidas granito

Vamos a darte una serie de consejos e instrucciones para que, si crees que puedes hacerlo con tus propios medios, estés en disposición de hacer un trabajo relativamente eficiente cuando decidas pintar una lápida:

  1. Escoge un tipo de pintura a base de aceite que coincida o al menos se asemeje todo lo posible al color actual de la lápida a pintar. La gran mayoría de las lápidas están hechas con granito blanco o negro aunque también hay alguna con un color pardo. La pintura escogida debe tener un acabado de granito. Con la pintura protegeremos los elementos porosos de la piedra expuestos a las inclemencias meteorológicas.
  2. Protege todo lo que rodea la tumba para evitar que se salpiquen con los residuos derivados de la ejecución del proceso.
  3. Antes de pintar es muy necesario realizar una limpieza de la tumba para eliminar toda la suciedad y vegetación que esté afectando a la calidad y brillantez del material. Este es un proceso extremadamente delicado en el que nos detendremos más adelante y es que, una limpieza con productos e instrumental inadecuados (por ejemplo un cepillo de alambre) podría resultar fatal para la estructura de la lápida.
  4. Una vez limpia, podemos proceder con la pintura, pero antes debes proteger las letras o inscripciones de la lápida para evitar pintarlas y que se emborronen las letras.
  5. En cuanto a la pintura que vamos a utilizar hay que agitarla y removerla bien para que todos los componentes del bote generen un color consistente y uniforme. Si estás buscando un acabado brillante añade cristales a la mezcla, estos los puedes adquirir por separado. Debes seguir las instrucciones del envase tanto de la pintura como de los cristales a añadir.
  6. Introduce una brocha de tamaño reducido untando sólo la punta. La técnica a la hora de pintar es la siguiente: suaves trazos de abajo hacia arriba. Deberás dejar durante un día entero después de la aplicación y posiblemente debas repetir la operación dando una segunda mano de pintura.
  7. Por último si quieres retocar las letras, retiras las cintas adhesivas que las cubrían y, una vez elegido el color para destacarlas (deberá ser el mismo que tenían o al menos parecido) utiliza un pincel para retocarlas.

Tras una buena mano de pintura la lápida lucirá como si fuera nueva pero, como te hemos comentado anteriormente, antes de pintar, es muy importante que la tumba esté en condiciones óptimas de limpieza.

Es necesario realizar una limpieza de tumbas cada cierto tiempo y así evitar que el tiempo y las condiciones climáticas afecten al aspecto de la lápida. Reserve ahora un servicio de limpieza de cementerios en Madrid y rinda homenaje a sus seres queridos manteniendo limpio y con buen aspecto el lugar donde descansan eternamente.
quiero contratar servicio