La roca de novelda es una roca muy utilizada para la elaboración de lápidas en los cementerios. Una de las preguntas más frecuentes es cómo puedes limpiar este material. Aunque la limpieza de una lápida puede parecer bastante simple, este no es siempre el caso. Limpiarla con demasiada frecuencia puede hacer que la inscripción y los detalles se borren.

Antes de comenzar cualquier limpieza, debe determinarse cuál es el propósito del proyecto de limpieza propuesto. El deseo de la mayoría de la gente es «restaurar» la roca, o darle su respectivo cuidado después de cierto tiempo. También puede ser para hacer más legible la inscripción que ha sido oscurecida por el tiempo. Otra razón puede ser darle nueva vida a la lápida o estatua que se ve descolorida y descuidada. A continuación, te damos algunos consejos para preservar y mantener limpia la lápida de tus seres queridos.

limpieza-novelda

Consejos para limpiar la piedra Novelda sin dañarla

  • Independientemente del tipo de roca que estés limpiando, la primera regla es siempre ser lo más delicado posible. Utiliza el enfoque menos agresivo para lograr los objetivos de limpieza deseados sin dañar la lápida. Puede que no sea posible limpiar la roca tan rápidamente como tu esperabas antes de comenzar el proyecto. El crecimiento biológico a largo plazo, como los líquenes y el moho, pueden haber estado en la roca por décadas, por lo que son muy difíciles de remover.
  • Siempre comienza con agua limpia, un cepillo de fregar suave y raspadores de plástico. Primero debes desempolvar la roca antes de limpiarla con agua.​
  • Una bomba a presión funciona mejor para la mayoría de las operaciones de limpieza de lápida. Con este aparato utilizarás menos agua que con el antiguo método de una cubeta y un paño. Además, este último método devuelve el agua contaminada a medida que restriegas con el paño y lo sumerges de nuevo en la cubeta.
  • Hay diversos tipos de cepillos que funcionan bien para limpiar este tipo de material. Es mejor tener siempre una amplia gama de cepillos a la mano, incluyendo varios tamaños y con diversas rigideces de las cerdas. Comienza siempre el proceso de la limpieza con el cepillo más suave para ver si funciona correctamente para este trabajo. Recurre a las cerdas más rígidas sólo si es necesario. No utilices cepillos de metal o alambre ya que pueden arañar, manchar y maltratar la lápida.
  • Te aconsejamos comenzar la operación de la limpieza en la parte inferior de la roca para ir subiendo hacia arriba. Esto sirve para evitar manchar la piedra con las gotas que escurren a medida que la limpieza avanza.
Es necesario realizar una limpieza de tumbas cada cierto tiempo y así evitar que el tiempo y las condiciones climáticas afecten al aspecto de la lápida. Reserve ahora un servicio de limpieza de cementerios en Madrid y rinda homenaje a sus seres queridos manteniendo limpio y con buen aspecto el lugar donde descansan eternamente.
quiero contratar servicio