Hay una frase conocida que dice «no muere quien se va, muere quien se olvida» y no puede ser más cierto. Cuando atravesamos una dura situación en la que un familiar allegado fallece, los primeros meses son muy duros ya que nos cuesta lidiar con la falta de esa persona. Nos deprimimos, recordamos mucho anécdotas, vemos fotos, etc. Sin embargo, pasado este periodo de luto poco a poco empezamos a retomar nuestra vida normal y la rutina nos hace olvidar este mal momento.

Por supuesto que no se puede pasar de luto siempre y que la vida sigue, pero pasa mucho que por estar distrayéndonos para no pensar en esa persona que tanto extrañamos, cada vez nos cuesta más recordarla y poco a poco simplemente dejamos de hacerlo.  Olvidar a una persona que se quiere para evitar el dolor puede ser aún más doloroso, ya que puede ser que nos demos cuenta muy tarde de que nuestros recuerdos son más y más borrosos. Por eso, estas son algunas de las cosas que puedes hacer para mantener viva la presencia de tus seres queridos y aprender a recordarlas con una sonrisa en la cara. 

Recordar sus historias
Una parte importante de las reuniones familiares es contar historias graciosas o importantes de la familia para que pasen de generación en generación y generar más cercanía. De igual forma, hay que aprovechar estas situaciones para que se mantenga viva la presencia de nuestros seres queridos y que los más pequeños mantengan el recuerdo.

Recordar fechas
No hace falta hacer celebraciones ni eventos exagerados, basta con tener presente la fecha de cumpleaños de esa persona por ejemplo y crear una tradición en su nombre. Digamos que en esa fecha para recordarla se prepara su plato favorito en la casa o simplemente el hecho de tenerla presente en esa día y recordarla ya es un buen paso.

Visitar el cementerio
Puede que no sea algo demasiado agradable pero ir una vez al año a dejar flores puede ser una linda tradición. Juntar a la familia e ir juntos al lugar donde descansan sus seres queridos puede hacer que se unan más y se motiven a aprovechar más el tiempo que están juntos.

Es necesario realizar una limpieza de tumbas cada cierto tiempo y así evitar que el tiempo y las condiciones climáticas afecten al aspecto de la lápida. Reserve ahora un servicio de limpieza de cementerios en Madrid y rinda homenaje a sus seres queridos manteniendo limpio y con buen aspecto el lugar donde descansan eternamente.
quiero contratar servicio