Cada primero de noviembre, los cementerios dejan de ser un lugar fúnebre y abandonado para llenarse de gente que va a recordar a sus seres queridos. Todo se vuelve colorido, hay flores, lápidas nuevas y cualquier instrumento que les ayude a darle vida nuevamente a las tumbas de sus seres queridos.

La celebración no queda solo en el cementerio sino que además en las parroquias se ofrecen misas para recordar a los difuntos, existen platos característicos de estas fechas como los buñuelos de viento, huesos de santo o pannellets. También hay actividades en cada ciudad con sus propias tradiciones, convirtiendo al día de todos los santos en un fenómeno no solo religioso  sino cultural, social y hasta gastronómico.  Todo el día gira alrededor de los difuntos pidiendo por sus almas y resurrección. Pese a que este día se ha popularizado por varias generaciones, pocas personas conocen su origen. ¿Por qué celebramos el día de todos los santos?

El origen se da en la época que Diocleciano perseguía a los cristianos y hubieron muchas muertes que no pudieron ser conmemoradas. Por eso el Papa Benifacio IV  en 609, consagró el día a «Santa María de los Mártires» para conmemorar a todas las personas que murieron dando testimonio de Dios. Desde ese entonces esa celebración es conocida como la fiesta de Todos los Santos.

Día de Todos los Santos

Esta fiesta sirve para mantener el vínculo invisible que tenemos con nuestros seres queridos que ya nos dejaron, así como para recordarnos que hay que aprovechar para disfrutar de la compañía y demostrar el cariño en vida, precisamente por esto la festividad de todos los santos es una actividad familiar. 

Si en esta visita al cementerio te diste cuenta que las flores no fueron suficientes para que la tumba de tus seres queridos tengan buena imagen, es hora de darle un mantenimiento a las lápidas. Con el paso del tiempo el material del que están hechas absorben mucha humedad y polvo haciendo que se deterioren e incluso se borren las inscripciones

Es necesario realizar una limpieza de tumbas cada cierto tiempo y así evitar que el tiempo y las condiciones climáticas afecten al aspecto de la lápida. Reserve ahora un servicio de limpieza de cementerios en Madrid y rinda homenaje a sus seres queridos manteniendo limpio y con buen aspecto el lugar donde descansan eternamente.
quiero contratar servicio