En Filipinas, los vivos comparten espacio con los muertos. Durante años, el Cementerio Norte de Manila, un cementerio público en el centro de la capital de 12 millones de personas, ha sido una comunidad próspera para los desalojados de sus hogares o para aquellos que acuden desde las provincias en busca de mejores oportunidades en la gran ciudad.

Las condiciones de vida son básicas en este cementerio de filipinas, pero los residentes tienen algunas comodidades. La ropa es tendida en los cables colgados entre las chozas improvisadas y los televisores parpadean en algunas casas con electricidad robada de las líneas eléctricas cercanas.

cementerio filipinas

Cómo es la vida en el Cementerio Norte de Manila en Filipinas

Presión poblacional de Filipinas

El país es mayoritariamente católico, que ahora alberga a más de 86 millones de personas, tiene una de las tasas de crecimiento demográfico más rápidas de Asia, con un 2,36 por ciento, lo que son 5.400 bebés nacidos cada día.

Al ser una población con un crecimiento en aumento rápidamente, la búsqueda de empleos y migración a la gran ciudad empeora dichos problemas de pobreza. En filipinas rige una fuerte influencia católica, que no ve con buenos ojos el uso de anticonceptivos como los condones o las píldoras, por lo tanto, aumenta la cantidad de habitantes rápidamente.

Los residentes en el cementerio de filipinas intentan ganarse la vida pintando y limpiando lápidas y tumbas. Otros, han encontrado trabajo fuera del cementerio en trabajos ocasionales.

En este cementerio se pueden ver a los niños corriendo y jugando, personas vendiendo dulces o metalúrgicos haciendo reparaciones. Las personas construyen sus ranchos en los mausoleos, cubriéndolos con paredes de zinc o madera. En el cementerio de filipinas habitan personas de todas las edades, desde bebés recién nacidos hasta personas de edades avanzadas.

Cómo viven en el cementerio habitado de Filipinas

En el Día de Todos los Santos, se celebran festividades católicas el 1 y 2 de noviembre, los cementerios de Filipinas cobran vida a medida que la gente rinde homenaje a sus seres queridos fallecidos. Las vacaciones también se han convertido en una reunión para las familias, con cementerios transformados en áreas de picnic durante los dos días de celebración.

El cementerio de filipinas, establecido en 1904, es el lugar de descanso final para varias figuras filipinas, desde presidentes y senadores hasta actores populares. Esto crea un gran contraste con la actual situación de este cementerio. ​

Muchos han hecho sus casas, tiendas y negocios alrededor de las lápidas de granito que dominan cada espacio del cementerio. La mayoría de los habitantes se ganan la vida trabajando aquí, haciendo todo lo relacionado con los servicios funerarios como la excavación y la fabricación de ataúdes. Incluso tienen su propio sistema de transporte llamado Jeepneys, que son jeeps militares estadounidenses modificados.

El cementerio de filipinas se ha convertido en un espacio en crecimiento en los últimos 10 años. Sus habitantes han encontrado la manera de adaptar los mausoleos en pequeñas chozas donde algunos tienen hasta conexión eléctrica. Si visitas este cementerio, notarás que no es la forma ideal de vivir, pero sin embargo sus habitantes son personas amables y alegres.

Es necesario realizar una limpieza de tumbas cada cierto tiempo y así evitar que el tiempo y las condiciones climáticas afecten al aspecto de la lápida. Reserve ahora un servicio de limpieza de cementerios en Madrid y rinda homenaje a sus seres queridos manteniendo limpio y con buen aspecto el lugar donde descansan eternamente.
quiero contratar servicio