Continuamos esta semana con nuestra serie dedicada a los cementerios desaparecidos de Madrid. Hoy os contamos la historia del cementerio de San Sebastián -o Sansebastián-, que se encontraba en la Calle Huertas, que a día de hoy es uno de los puntos más concurridos de la noche Madrileña.

A pocos metros de la iglesia de San Sebastián, que aún existe en la calle Atocha, a la altura de Antón Martín, se encontraba este camposanto que dio servicio durante varios siglos. José Bonaparte prohibió los entierros dentro de la ciudad en 1809, por lo que el cementerio comenzó a quedarse sin uso.

Cementerio de San Sebastián

Durante un tiempo, en el cementerio de San Sebastián descansaron los restos de Lope de Vega, enterrado en 1635. Una placa colocada por la Real Academia lo recuerda:

Tumba de Lope Vega
Es necesario realizar una limpieza de tumbas cada cierto tiempo y así evitar que el tiempo y las condiciones climáticas afecten al aspecto de la lápida. Reserve ahora un servicio de limpieza de cementerios en Madrid y rinda homenaje a sus seres queridos manteniendo limpio y con buen aspecto el lugar donde descansan eternamente.