El funeral de un ser querido es un evento muy sensible y emotivo. Es por esto que todo el protocolo que gira alrededor debe ser cuidadosamente vigilado para evitar que los familiares del fallecido se sientan ofendidos o incómodos por una mala interpretación. Una de las áreas de este protocolo es la florería que va a rodear el funeral y con la que se muestra respeto y gratitud al fallecido.

Lo más utilizado suele ser una mezcla de rosas, lirios y claveles aunque dependiendo del caso se pueden incorporar otros tipos de flores. Hay que recordar que los velorios son rituales llenos de carga simbólica por eso hay que ser cuidadoso con la semiótica de cada elemento que utilicemos

Así como hay distintos tipos de flores, la forma de los arreglos pueden variar. Estos son algunos de los más usados:

Coronas florales: Son de forma ciruclar y representan una especie de ofrenda al difunto. Suele ser utilizado por personas cercanas o amigos de familiares para mostrar su respeto y condolencias por el difícil momento que están pasando.

Centros florales: Estos son los arreglos que se suelen colocar sobre el féretro como muestra de respeto y condolencias. También los hay en forma de corazones.

flores para funerales

Cruces: También suelen colocarse sobre el féretro para acompañar al difunto y expresar nuestros sentimientos. Son muy comunes y elegantes.

Si conocíamos mucho o eramos cercanos a la persona fallecida podemos rendirle un tributo haciendo arreglos floraes más elaborados que muestran su personalidad y gustos. Por ejemplo existen formas de representar el escudo de su equipo favorito o la bandera del lugar donde nació o algún símbolo que lo identifique y nos haga recordarlo con la alegría que irradiaba en vida.

También existen arreglos florales más pequeños que sirven para cuando realizamos posteriormente la visita a la tumba de la persona. Estos pueden conseguirse en el mismo cementerio y se utilizan como una especie de ofrenda y para que el lugar no se vea tan triste.

Otra forma de rendir respeto a nuestros seres queridos que ya no nos acompañan es manteniendo la lápida limpia y con un buen aspecto. Estar pendiente de que las flores marchitas no se queden ahí cuando pase el tiempo y evitar que se acumule el polvo y suciedad llegando a tapar el nombre de la persona a la que visitamos.

Es necesario realizar una limpieza de tumbas cada cierto tiempo y así evitar que el tiempo y las condiciones climáticas afecten al aspecto de la lápida. Reserve ahora un servicio de limpieza de cementerios en Madrid y rinda homenaje a sus seres queridos manteniendo limpio y con buen aspecto el lugar donde descansan eternamente.
quiero contratar servicio