Por desgracia, hay cierto momentos en la vida que son tan dramáticos como inevitables. Y muchas veces, son en esos casos, en los que menos idea tenemos de cómo actuar, con quién hablar, qué hacer o cómo transcurren ciertas  situaciones.

En este caso vamos a hablar de los funerales. Seguramente, alguna vez en nuestra vida, hemos tenido que asistir a alguno, para poder despedirnos de un familiar o amigo, o mostrar respeto por esa persona tan querida. Pero ¿cómo sabemos que funeral es el apropiado?, ¿cuántas clases de funeral hay?, ¿cómo transcurre?. En el siguiente artículo vamos a intentar ayudarte para que ese trágico momento, te sea un poco más fácil.

Funeral Laico o Civil

Es una celebración sobre la vida y esencia del difunto, sin importar su creencia religiosa ni la creencia de sus allegados. En esta ceremonia se recuerdan todas las virtudes de la persona fallecida, sus recuerdos y todos aquellos momentos que se recuerdan con especial afecto. Puede ser una celebración centrada en aquellas personas agnósticas y ateas o simplemente, que no se sienten identificados con ninguna religión. La celebración es oficiada por un “celebrante” que no es miembro de ningún grupo religioso. Suele tener la siguiente estructura:

  • Palabras de apertura. Se da la bienvenida a los presentes
  • Reflexiones sobre la vida y la muerte. Se puede recitar una oración o un discurso
  • Tributo. Se rememoran recuerdos del fallecido
  • El entierro. Se le honra con un último adiós
  • Palabras finales. Se le dedican unas palabras de despedida.
funeral civil o catolico

Funeral Católico

​Antes de ver cómo transcurre un funeral católico, hay que recordar que la religión católica cree que la muerte es un viaje del alma del difunto. De este modo, el rito funerario se convierte en un proceso de preparación para ese viaje y que sus seres más queridos puedan despedirse de él. A continuación te mostramos la estructura de un funeral católico.

  • Extremaunción. Se trata de la unción de aceites sagrados que limpian el alma del difunto de lo pecados cometidos.
  • Preparación del cuerpo. El cuerpo es llevado a una funeraria para que sea embalsamado y no se descomponga. También se viste y se maquilla y se coloca en el ataúd para la despedida de sus familiares.
  • Cremación. Existe también la posibilidad de que, por orden de los familiares o del propio difunto,se prefiera la cremación y conservar las cenizas de la persona fallecida.
  • Velatorio. Es el lugar donde se deja el cuerpo para que se rinda respeto o cariño por todo aquel conocido del difunto. Este lugar suele ser una iglesia, un salón fúnebre, un velatorio municipal o la misma casa del fallecido.
  • Traslado al cementerio. Después de velatorio, el cuerpo se traslada al cementerio. Se realiza una pequeña ceremonia y los asistentes realizan el último adiós al difunto.
  • La Misa. Se celebra una misa en honor al difunto que reúne a todos los familiares y seres queridos para volver a proclamar su cariño por la persona fallecida. Esta misa puede ser con una frecuencia de una semana, una mes o anual.
Es necesario realizar una limpieza de tumbas cada cierto tiempo y así evitar que el tiempo y las condiciones climáticas afecten al aspecto de la lápida. Reserve ahora un servicio de limpieza de cementerios en Madrid y rinda homenaje a sus seres queridos manteniendo limpio y con buen aspecto el lugar donde descansan eternamente.
quiero contratar servicio