El granito es un material popular para lápidas. Es un excelente tipo de piedra porque es abundante y viene en una variedad de colores y texturas cristalinas. También se deteriora más lentamente en comparación con otras piedras como el mármol y la piedra caliza, lo que significa que los grabados en la lápida pueden leerse durante cientos de años. Si un ser querido tiene una lápida de granito, esta es tu guía para la limpieza de lápidas de granito.

7 pasos para limpiar las lápidas de granito

Debes llevar las siguientes herramientas al cementerio cuando tengas la intención de limpiar la lápida de granito de tu ser querido.

  • Un cubo limpio.
  • Líquido para lavar platos (no uses ningún limpiador de amoníaco, vinagre o limón).
  • 4 litros de agua.
  • Bastoncillos de algodón para limpiar incrustaciones y grabados.
  • 2 trapos limpios para lavar la lápida.
  • 2 paños blancos limpios para secar y pulir la lápida (por ejemplo, pañal de tela o tela de microfibra).

Pasos para limpiar una lápida de granito

Debes limpiar una lápida de granito según sea necesario. La frecuencia con que debe limpiarse una tumba dependerá de las condiciones climáticas y de si hay árboles sobre la misma.

PASO 1: Eliminar el exceso de restos

Antes de comenzar a limpiar realmente la lápida de granito, elimina el exceso de suciedad sobre o alrededor de ella.

PASO 2: Lava la lápida de granito con agua jabonosa

Echa unas gotas de líquido para lavar platos en un cubo lleno con 2 litros de agua (es decir, la mitad del agua que trajiste). No uses ningún limpiador de amoníaco, vinagre o limón, ya que sus componentes ácidos devorarán la superficie del granito. Remoja un trapo o paño limpio en el agua jabonosa. Escurre el trapo varias veces para eliminar el exceso de agua. A continuación, limpia a fondo la lápida de granito. Es posible que tengas que repetir este proceso varias veces, dependiendo de lo sucia que esté la lápida.

PASO 3: Lava la lápida de granito con agua limpia

Para evitar una acumulación de jabón en la lápida de granito en el transcurso de varias sesiones de limpieza, debes lavarla con agua limpia después de haber eliminado la espuma. Después de vaciar el balde de agua jabonosa, vierte sobre ella 2 litros de agua limpia (es decir, el resto del agua que trajiste). Lava la lápida de granito varias veces con otro trapo o paño limpio. No vuelvas a utilizar el paño que usaste con agua jabonosa.

limpiezas lapida granito

PASO 4: Seca la lápida de granito

Cuando termines de lavar la lápida de granito, usa un paño blanco limpio para secarla. La mayoría de los limpiadores dejarán rayas si la lápida de granito no se seca inmediatamente.

PASO 5: Limpia cualquier incrustación y grabado

Usa los bastoncillos de algodón para limpiar los rincones. Después de haber sumergido el bastoncillo de algodón en agua jabonosa, raspa suavemente cualquier acumulación de suciedad en los espacios estrechos. Es posible que necesites varios bastoncillos para limpiar por completo todas las incrustaciones y grabados.

PASO 6: Asegúrate de haber eliminado todos los desechos

Debido a la naturaleza de las lápidas de granito, es posible que algunos restos y manchas no sean aparentes a simple vista. Sin embargo, si vuelves a pasar un paño limpio y seco sobre la superficie, es posible que puedas detectar restos obstinados que pueden haberse perdido.

PASO 7: Pule la lápida de granito

Usa un paño blanco nuevo y seco para pulir la lápida de granito, esto asegurará que no haya rayas, y mejorará el acabado y el brillo de la lápida. No uses la misma tela que usaste en el paso 3, ya que puede estar húmeda y dejar rayas en la lápida de granito.

limpieza lapidas granito
Es necesario realizar una limpieza de tumbas cada cierto tiempo y así evitar que el tiempo y las condiciones climáticas afecten al aspecto de la lápida. Reserve ahora un servicio de limpieza de cementerios en Madrid y rinda homenaje a sus seres queridos manteniendo limpio y con buen aspecto el lugar donde descansan eternamente.
quiero contratar servicio