Los cementerios son más que un lugar de descanso final para nuestros seres queridos. Son un lugar de belleza, donde se conserva la memoria de los fallecidos. Cada lápida reconoce a un ser humano que impactó la historia. Es un lugar tranquilo para llorar y reflexionar. Es importante no descuidar las lápidas para preservar su belleza por el bien de todos los que las visitan.

Con el tiempo, las lápidas se desgastan, decoloran y se rompen. Pueden quedar cubiertos de tierra, líquenes y otros desechos. Si no se mantiene, las letras pueden desgastarse hasta el punto en que ya no se pueden leer. Para garantizar que todos nuestros hijos, y los hijos de nuestros hijos, puedan mostrar respeto a sus antepasados, las lápidas deben limpiarse y restaurarse periódicamente.

la-importancia-de-limpiar-las-lapidas-de-los-cementerios

El hecho de que un cementerio sea una instalación de ‘cuidado perpetuo’ no significa que las lápidas recibirán el mantenimiento que requieren. El ‘cuidado perpetuo’ generalmente se refiere a la jardinería, el mantenimiento de carreteras y algunos cuidados generales de las lápidas, pero muy rara vez incluye la limpieza de las lápidas.

La mayoría de las lápidas están compuestas de piedras naturales, como arenisca, granito y mármol. Durante mucho tiempo, los materiales más utilizados para la elaboración de lápidas fueron la piedra caliza y la arenisca. Esto se debe a que son materiales fáciles de tallar y, como resultado, la mayoría de las lápidas requieren un cuidado extremo al limpiarlas. Desafortunadamente, este tipo de lápidas también se desgastan mucho más rápido y pueden agrietarse en condiciones de congelación.

Si bien es posible limpiar una lápida tu mismo, no se recomienda. Para garantizar que una lápida sufra un daño mínimo, se requieren herramientas especiales y soluciones de limpieza, además de técnicas de limpieza cuidadosas. Al limpiar una lápida es de suma importancia que no se utilice ninguno de los siguientes:​

  • Cepillos de cerdas de alambre
  • Hidrolimpiadoras
  • Arenadoras
  • Blanqueador
  • Agentes de limpieza ácidos
  • Limpiadores domésticos, como jabón o detergente
  • Sellador ​

La única forma de asegurarse que una lápida se limpiará y restaurará adecuadamente es contratando un servicio profesional de limpieza de lápidas y tumbas. Un limpiador de lápidas experimentado tendrá acceso a las herramientas adecuadas y el conocimiento de las diversas técnicas necesarias para limpiar y cuidar adecuadamente un fragmento de historia tan frágil.

Se puede confiar en los profesionales de Limpiezas de Tumbas para restaurar cuidadosamente el memorial de tu ser querido con el mayor cuidado y consideración. Contáctanos hoy y tenga la tranquilidad de saber que el memorial de su ser querido durará para las generaciones venideras.

Reserva ahora un limpieza de lápidas y tumbas en Madrid de forma gratuita y sin ningún compromiso, clicando en el siguiente botón.