El Día de los Muertos se celebra en México entre el 31 de octubre y el 2 de noviembre. En estas festividades, los mexicanos recuerdan y honran a sus seres queridos fallecidos. No es una ocasión lúgubre o morbosa, sino que es una fiesta colorida que celebra las vidas de aquellos que ya no están. Los mexicanos visitan los cementerios, se dedican a decorar las tumbas y pasan tiempo allí, en presencia de sus amigos y familiares muertos. También hacen altares elaboradamente decorados (llamados ofrendas) en sus hogares para recibir a los espíritus.

Cómo celebran la muerte en México
Debido a su importancia como un aspecto definitorio de la cultura mexicana y los aspectos únicos de la celebración que se han transmitido de generación en generación, la UNESCO reconoció a la fiesta indígena de México dedicada a los muertos como parte del patrimonio cultural inmaterial de la humanidad en 2008.

Fusión de culturas
En tiempos prehispánicos, los muertos eran enterrados cerca de las casas de la familia (a menudo en una tumba debajo del patio central de la casa) y había un gran énfasis en mantener lazos con antepasados fallecidos, que se creía que continuaban existiendo en un plano diferente. Con la llegada de los españoles y el catolicismo, las prácticas del Día de Todos los Santos se incorporaron a las creencias y costumbres prehispánicas y las fiestas se celebraron como las conocemos hoy.

La creencia detrás de las prácticas del Día de los Muertos en México es que los espíritus regresan al mundo de los vivos por un día del año para estar con sus familias. Se dice que los espíritus de bebés y niños que han muerto llegan el 31 de octubre a la medianoche, pasan un día entero con sus familias y luego se van, y los adultos llegan el día siguiente.

muerte-cultura-mexicana

Ofrendas para los espíritus
Los espíritus son recibidos con ofrendas de alimentos especiales y cosas que disfrutaban cuando estaban vivos. Estos se presentan en un altar en el hogar familiar. Se cree que los espíritus consumen la esencia y el aroma de los alimentos que se les ofrecen. Cuando los espíritus se van, los vivos consumen la comida y la comparten con sus familiares, amigos y vecinos. Otros elementos que se colocan en el altar incluyen calaveras de azúcar, a menudo con el nombre de la persona inscrito en la parte superior, pan de Muertos, un pan que se hace especialmente para la temporada, y cempasúchil (caléndulas) que florecen en esta época del año y prestan una fragancia especial al altar.

En los cementerios
Como dijimos anteriormente, los muertos eran enterrados cerca de sus casas en la antigüedad, pero actualmente, los muertos que están enterrados lejos de sus casas, poseen tumbas decoradas con la idea de que esto los invitará a regresar allí. En algunos pueblos, se colocan pétalos de flores en las vías que van desde el cementerio hasta el hogar para que los espíritus puedan encontrar su camino. En algunas comunidades, es costumbre pasar toda la noche en el cementerio, y la gente hace una fiesta, tocando música, hablando y bebiendo durante la noche.

El Día de los Muertos y Halloween
El Día de los Muertos y Halloween tienen algunas características comunes, pero son fiestas distintas. Ambos provienen de las creencias de las primeras culturas sobre la muerte que luego se mezclaron con el cristianismo. Ambos se basan en la idea de que los espíritus regresan en esa época del año. Las costumbres en torno a Halloween parecen provenir de la idea de que los espíritus eran malvados (los niños estaban disfrazados para que no les hicieran daño), mientras que en las fiestas del Día de los Muertos, los espíritus son bienvenidos como miembros de la familia que uno no ha visto en un año.

cultura-mexicana-muerte
Es necesario realizar una limpieza de tumbas cada cierto tiempo y así evitar que el tiempo y las condiciones climáticas afecten al aspecto de la lápida. Reserve ahora un servicio de limpieza de cementerios en Madrid y rinda homenaje a sus seres queridos manteniendo limpio y con buen aspecto el lugar donde descansan eternamente.