Todos sabemos que los perros son los animales más fieles sobre la tierra, y se conocen maravillosas historias de lealtad que han tocado nuestros corazones. A continuación, tenemos para ti una increíble historia sobre un perro fiel que se ha negado a dejar el lado de la tumba de su amo fallecido durante seis años.

Los perros que esperaron a sus dueños fallecidos

El pastor alemán Capitán escapó de su hogar después de la muerte del argentino Miguel Guzmán en 2006. Una semana más tarde, la familia del Sr. Guzmán fue a presentar sus respetos y encontró a la desconsolada mascota sentada junto a la tumba de su propietario, gimiendo.

Desde entonces, el perro afligido rara vez ha abandonado el lugar en el cementerio de la ciudad de Villa Carlos Paz, en el centro de Argentina. El Sr. Guzmán compró a Capitán como regalo para su hijo Damián, de 13 años, en 2005. Murió repentinamente en marzo del año siguiente, pero cuando su familia regresó a casa después del funeral, Capitán ya no estaba.

La viuda de Guzmán, Verónica, le dijo al periódico argentino de Córdoba: «Lo buscamos, pero él desapareció. Pensamos que debió haber sido atropellado y estaba muerto o herido. El domingo siguiente fuimos al cementerio y Damián reconoció a su mascota. Capitán se acercó a nosotros, ladrando fuerte, como si estuviera llorando.” También agregó: «Nunca lo habíamos llevado al cementerio, así que es un misterio cómo logró encontrar el lugar. Volvimos el próximo domingo, y él estuvo allí otra vez. Esta vez, nos siguió a casa y pasó un poco de tiempo con nosotros, pero luego regresó al cementerio antes de que empezara a oscurecer. No creo que quisiera dejar a Miguel solo por la noche».

perro que vive en cementerio

El director del cementerio, Héctor Baccega, recuerda el día en que vio por primera vez al perro. Él dijo: «Apareció aquí un día, todo por su cuenta, y comenzó a deambular por todo el cementerio hasta que finalmente encontró la tumba de su maestro. Durante el día, a veces camina por el cementerio, pero siempre se precipita a la tumba. Y todos los días, a las seis en punto, se acuesta sobre la tumba y se queda allí toda la noche.” Baccega dijo que el personal en el cementerio ahora está alimentando y cuidando a Capitán.

El hijo de Sr. Guzmán, Damián, dijo: «He tratado de llevar a Capitán a casa varias veces, pero él siempre regresa directamente al cementerio. Creo que estará allí hasta que muera también. Él está cuidando a mi papá.”

La historia es similar a la de Hachiko, un Akita que se dice que esperó en una estación de tren de Tokio para que su maestro regresara cada día durante nueve años desde mayo de 1925, después de la muerte del dueño Hidesaburo Ueno en el trabajo.

Es necesario realizar una limpieza de tumbas cada cierto tiempo y así evitar que el tiempo y las condiciones climáticas afecten al aspecto de la lápida. Reserve ahora un servicio de limpieza de cementerios en Madrid y rinda homenaje a sus seres queridos manteniendo limpio y con buen aspecto el lugar donde descansan eternamente.
quiero contratar servicio