Desde los inicios de la civilización, los humanos hemos intentado perpetuar o hacernos la ilusión de que existe la vida después de la muerte de múltiples formas. Los narcos y sus tumbas de lujo, los grandes mausoleos, los rituales funerarios extraños y las momias son maneras de tratar de conservar el status una vez que la persona fallece.

Esta última práctica consiste en embalsamar el cuerpo de la persona fallecida (normalmente alguien de mucho poder y dinero) para evitar que se descomponga y perdure intacta durante muchos años. La creación de las momias existe desde las primeras civilizaciones y a partir de ella nacen muchos mitos y leyendas sobre la maldición que implica profanar la tumba de una momia.

maldicion momia

¿Existe algo de realidad detrás del mito de las momias?

​Se dice que detrás de toda leyenda o mito existe algo de realidad y esto también aplica a las múltiples historias que aseguran que profanar la tumba de una momia ya sea para robar sus pertenencias o para analizarla científicamente, trae como consecuencia la muerte.

Aunque cueste creerlo, es verdad. Este mito o leyenda tiene bases reales. En Perú, se conoce como “el mal de la calavera” o el “mal de huaca” cuando una persona fallece después de indagar en la tumba de una momia. Sin embargo, la muerte no se da por venganzas del más allá o causas sobrenaturales, todo tiene una explicación más lógica.

Las momias además de conservar los cuerpos intactos, también se convierten en un caldo de cultivo de hongos, bacterias y enfermedades. Cualquier persona que esté fuertemente expuesta a esto sin la debida protección corre altísimos riesgos de intoxicarse y enfermar. Imagina abrir la tumba de una momia y liberar el virus de la viruela que lleva 3.000 años ahí escondido, definitivamente combatirlo no va a ser igual a lo que estamos acostumbrados en la actualidad.

En Cracovia sucedió algo así,  el rey polaco Casimiro acabó con la vida de 12 de los 14 investigadores que estuvieron en contacto con sus restos debido a una fuerte intoxicación. Este tipo de situaciones y consecuencias hicieron que se difundieran los rumores sobre la maldición de las momias, enfocándose éstas en lo paranormal y no en hechos reales.

Actualmente, esta práctica está descontinuada. Sin embargo, existen formas de honrar la memoria de nuestros seres queridos con pequeñas acciones en el lugar donde descansan. Por ejemplo, llevar flores y cuidar el aspecto de su lápida.

Es necesario realizar una limpieza de tumbas cada cierto tiempo y así evitar que el tiempo y las condiciones climáticas afecten al aspecto de la lápida. Reserve ahora un servicio de limpieza de cementerios en Madrid y rinda homenaje a sus seres queridos manteniendo limpio y con buen aspecto el lugar donde descansan eternamente.
quiero contratar servicio