Es conocida la vida de lujos y excesos que llevan los narcotraficantes. No tienen reparo a la hora de ostentar sus pertenencias y derrochar el dinero de las formas más extravagantes posibles. Están tan acostumbrados a este estilo de vida que pretenden mantenerlo incluso después de muertos. Es por esto que en el cementerio de Sinaloa, ciudad conocida por su violencia y narcotráfico, se encuentran los más opulentos mausoleos construidos por líderes y miembros de diferentes carteles.

El lugar llamado Jardines de Humaya más que un cementerio parece una nueva ciudad donde residen únicamente muertos. Grandes edificaciones amuebladas, con aire acondicionado, armas, joyas e incluso un área dedicada a que los visitantes armen fiestas. El promedio de vida de los narcotraficantes suele ser corto por estar constantemente expuestos al peligro, por lo tanto con estos mausoleos se aseguran de que todos los que visiten sus tumbas se enteren lo importante que fueron (aunque el poder haya durado poco tiempo).

tumbas de narcos
Muchos de estos sepulcros se empiezan a construir con anticipación, así se aseguran que van a descansar en un lugar donde tengan todo lo que disfrutan. El ritual de despedida también es bastante excéntrico: cervezas, música (a veces tocada en vivo por artistas reconocidos) balazos al aire y toda una celebración que gira alrededor de gigantografías con las fotos del difunto.
Es necesario realizar una limpieza de tumbas cada cierto tiempo y así evitar que el tiempo y las condiciones climáticas afecten al aspecto de la lápida. Reserve ahora un servicio de limpieza de cementerios en Madrid y rinda homenaje a sus seres queridos manteniendo limpio y con buen aspecto el lugar donde descansan eternamente.
quiero contratar servicio