Está más que claro que nadie disfruta limpiando, o si es así, son muy pocas las personas que lo hacen, pero ¿qué ocurre cuando además la limpieza lleva un esfuerzo adicional? Hablo especialmente del tema de limpiar las tumbas de nuestros amigos o familiares, una limpieza que cuesta aún más por el lugar donde hay que realizarla: un cementerio. Hoy te enseñamos en qué consiste el proceso de limpiar una tumba extremadamente sucia para que lo tengas en cuenta a la hora de contratar a un profesional.

Antes de todo es bueno aclarar cuánto tiempo puede llevar limpiar una tumba cuando está muy sucia. Por un lado, si van alrededor de tres personas, lo más probable es que la limpieza pueda durar unas 4 horas. Si vas tú solo o con otra persona, seguramente no te de tiempo y quizás hasta tengas que volver de nuevo.

PRIMERO DESPEJAR LA ZONA

En los cementerios, lo más común es que las hojas que han caído, cubran tanto la tumba como el suelo cercano a ésta. Lo primero que debes hacer, es con una escoba de cerdas gruesas barrer todas las hojas y suciedad que pueda estar en los alrededores. Lo más seguro es que también se encuentren ramas y diferentes tipos de residuos que con el tiempo se han ido acumulando. Posteriormente, deberás recoger todo ello en una bolsa grande de basura para poder tirarlo en el cubo correspondiente.

limpiar tumba sucia

ES HORA DE QUITAR EL POLVO

Lo más seguro es que la tumba esté llena de polvo porque hace tiempo que no se limpia. Con un nuevo cepillo de cerdas no tan gruesas se debe repasar toda la superficie de la tumba. Después debes hacer uso de una bayeta un poco húmeda, frotar en las zonas donde se vea más polvo y suciedad y continuar con el siguiente paso.

LA HIDROLIMPIADORA ES NECESARIA

Cuando se habla de una tumba extremadamente sucia, lo cierto es que una hidrolimpiadora se convierte en una gran ayuda. Este aparato, puede desprender la suciedad más adherida, por eso es importante hacer la limpieza con ella.

En primer lugar se debe conectar correctamente la hidrolimpiadora y hacer un correcto uso de ella ya que es capaz de retirar fácilmente la suciedad más adherida Con ella, debe pasarse toda la superficie hasta obtener el resultado deseado.

SIGUE MÁS TRABAJO PESADO

Ahora se debe fregar la tumba para eliminar totalmente la suciedad. Para esto se necesitará un barreño, agua, productos específicos, según sea el material de la tumba; de granito, de mármol, etc.

Con un cepillo de cerdas gruesas y con la mezcla del agua y los productos especiales de limpieza, se debe empezar a fregar con fuerza la tumba. Lo más importante es hacer énfasis en los puntos donde más acumulación de suciedad se vea.

Con otro cepillo pequeño, que será de gran utilidad, se tienen que repasar todos los lugares de difícil acceso. Para este proceso hay que armarse de paciencia ya que todos los rincones deben quedar completamente limpios. En este punto también pueden usarse las bayetas como una ayuda adicional.

NO SE DEBE OLVIDAR SECAR

Secar la tumba es necesario para evitar que se manche de polvo o de cualquier otra sustancia que pueda adherirse fácilmente. Para ello, deben utilizarse varias bayetas de microfibra que deben pasarse por toda la superficie, con movimientos circulares y en varias ocasiones. Procuramos en el proceso que quede lo más seco posible.

Este tipo limpieza se convierte en toda una jornada de trabajo duro y pesado. No todo el mundo puede hacerlo , ya sea por falta de tiempo, maquinaria especializada o por no disponer de las herramientas necesarias.
Por eso, lo mejor es buscar la ayuda de profesionales de limpieza de tumbas y el trabajo se hará en un solo día de manera óptima.

Es necesario realizar una limpieza de tumbas cada cierto tiempo y así evitar que el tiempo y las condiciones climáticas afecten al aspecto de la lápida. Reserve ahora un servicio de limpieza de cementerios en Madrid y rinda homenaje a sus seres queridos manteniendo limpio y con buen aspecto el lugar donde descansan eternamente.
quiero contratar servicio