Las lápidas de bronce son un material muy popular para las tumbas por su sofisticación atemporal, su durabilidad y su aspecto distinguido. Sin embargo, con el paso del tiempo, los efectos de la intemperie pueden dañar el aspecto y la calidad de su placa de bronce. Aunque el bronce apagado y descolorido puede disminuir el aspecto general de la lápida de tu ser querido, con una limpieza y un mantenimiento regular, puedes restaurar fácilmente el brillo original de la placa funeraria de bronce.

Signos de oxidación en tu lápida de bronce

El bronce es un material de aleación, o una mezcla de metales como el cobre, el estaño y el zinc. Al exponer la lápida de bronce al aire, los metales comienzan a oxidarse y desarrollan una capa de pátina. Esta capa puede ser verde, azul, roja, negra o marrón, es un signo de corrosión normal y no daña el bronce que hay debajo.

Aunque la capa de pátina es inofensiva para la lápida, es crucial que tomes nota si el color parece cambiar. Si observas manchas de polvo verde claro o un crecimiento marrón que se desprende fácilmente en tu lápida, es un signo de enfermedad del bronce. La enfermedad del bronce es una forma dañina de corrosión que puede provocar graves daños. Tanto si tu lápida de bronce muestra signos de oxidación como de enfermedad del bronce, mantener su limpieza evitará que se produzcan más daños y mantendrá su aspecto fresco. 

¡Aquí te contamos como realizar una limpieza profesional de lápidas de bronce! Sigue leyendo.

Lápida de bronce

La mejor manera de limpiar una lápida de bronce

Para realizar una limpieza profesional de una lápida de bronce, sigue estos pasos: 

Paso 1. Utilización de un spray 

Rocía la placa de bronce con un jabón suave y agua. Asegúrate de no dejar que el agua jabonosa permanezca demasiado tiempo.

Paso 2: Limpia tu lápida de bronce

Realizando una presión media con un paño suave y sin pelusas, limpia cuidadosamente la suciedad y los residuos.

Paso 3: Frotar la lápida de bronce

Si tu lápida de bronce sigue sucia o mugrienta después de limpiarlo con agua y jabón, utiliza un cepillo de cerdas suaves y un producto de limpieza especializado en bronce para frotar el bronce y limpiar el resto.

Paso 4: Dejar secar la lápida de bronce

Asegúrate de que el marcador de la lápida esté completamente enjuagado y libre de todos los productos químicos aplicados, el polvo y los residuos.

Paso 5: Encerar (opcional)

Aplica una fina capa de cera (sin silicona ni otros productos químicos agresivos) para contribuir a la capa protectora. Ligeramente y con cuidado, pulir la superficie con un detallador de cera suave.

Para ampliar tu conocimiento sobre la limpieza de lápidas, lee nuestro artículo “los 5 mejores secretos para limpiar una lápida de cementerio”.

Qué hacer para realizar (y mantener) una limpieza profesional de lápidas de bronce

Aquí tienes un plan rápido y seguro para mantener tu lugar especial de bronce con un aspecto impecable:

  • Aclarar a fondo. Utiliza jabón suave y agua con una frecuencia de 3 meses y como mínimo dos veces al año. Utiliza una presión media y un paño suave y sin pelusas junto con jabón y agua limpia para obtener los mejores resultados.
  • Utiliza limpiadores de bronce. Utiliza productos de limpieza especializados sólo si el agua y el jabón no funcionan. Los limpiadores especiales para marcadores de tumbas de bronce se pueden comprar online.
  • Encerado periódico. Encerar tu monumento es otra forma de asegurar su longevidad. El encerado lo protege del ácido de la suciedad y de la atmósfera. Asegúrate de elegir una cera que no contenga silicona ni productos químicos agresivos. 
  • Limpiar el polvo. Se recomienda limpiar el polvo con regularidad utilizando un plumero suave o un cepillo para eliminar la suciedad.

Qué no hacer para realizar (y mantener) una limpieza profesional de lápidas de bronce

  • No utilizar productos químicos agresivos. NO utilices lejía, limpiacristales, crema de afeitar o cualquier limpiador que contenga productos químicos ácidos.
  • No uses cepillos ásperos. NO utilices cepillos de metal duros o cepillos de alambre en la lápida de bronce, estos pueden provocar marcas.
  • No dejes que el jabón o los limpiadores se asienten. NO deje que ningún jabón u otros productos químicos se asienten en tu lápida de bronce sin antes aclararlo.

Sigue estos consejos y verás un monumento descontaminado y totalmente despejado, así podrás disfrutar de tus visitas de forma más relajada.

No obstante, nuestra recomendación es que si necesitas una limpieza de lápidas o tumbas, te pongas en contacto con profesionales, como los de Limpieza de Tumbas. Pide un presupuesto gratuito de limpieza de tumbas o lápidas en Madrid de forma gratuita y sin compromiso clicando en el siguiente botón. ¡Te esperamos!

quiero contratar servicio