El mármol es un material muy popular por su elegancia y resistencia. Su uso en la construcción se da desde el siglo VI en la antigua Grecia. A lo largo de la historia se ha utilizado en la construcción de monumentos, edificios públicos y como decoración en los hogares. Otro uso muy común del mármol es como material para lápidas en el cementerio.

El mármol es una piedra porosa noble que necesita del mantenimiento adecuado para que su atractivo estético se mantenga intacto. En la foto inferior, mostramos una lápida de mármol pulida y satinada porque es la asociación que solemos hacer cuando pensamos en una lápida de mármol es precisamente esa, con menos dificultades en su limpieza porque apenas es porosa. Sin embargo, debemos tener en cuenta que el mármol como piedra sí es poroso.

mantenimiento-de-lapida-de-marmol

Cuidados de una lápida de mármol no pulida

​Al ser un material poroso, es muy fácil que las manchas penetren y afecten a más partes de la lápida. Cuando se usa este material como decoración del hogar o construcciones es más fácil lidiar con las manchas ya que si se limpian rápidamente no representan un problema. Sin embargo, cuando se trata de lápidas de mármol no existe la inmediatez y una mancha puede pasar años sin limpiarse. Además, este tipo de lápidas están expuestas a las condiciones climáticas (viento, lluvia, cambios de temperatura) que afectan directamente a su aspecto.

¿Cómo limpiar una lápida de mármol?
El mármol es un material delicado. Al limpiar la lápida debemos evitar materiales corrosivos ya que pueden afectar al material más de lo que lo van a limpiar. Productos ácidos, químicos o limpiadores para el óxido no son recomendables.

Lo mejor que puedes hacer al limpiar una lápida de mármol es usar abundante agua. El agua ayudará a eliminar la suciedad de la superficie. También puedes usar productos jabonosos neutros para una limpieza más eficiente. Una solución casera también puede ser mezclar agua con vinagre para la superficie de la lápida.

Si se trata de manchas en la lápida más complicadas deberás contar con la ayuda de un profesional en limpieza de tumbas ya que intentarlo tú mismo puede terminar siendo más perjudicial  para la lápida, afectando a su aspecto e incluso creando daños irreparables. Para manchas de óxido, quemaduras o manchas profundas se debe pulir la lápida y eso no es una tarea que pueda realizar cualquiera.

Cómo prevenir las manchas en una tumba de mármol
Hemos hablado mucho sobre las soluciones, pero existen formas de prevenir que una lápida se dañe. Lo primero que puedes hacer es encerar cada cierto tiempo la superficie de la lápida para crear una capa protectora. También puedes contactar con una empresa de limpieza de tumbas y agendar limpiezas periódicas de mantenimiento.

Es necesario realizar una limpieza de tumbas cada cierto tiempo y así evitar que el tiempo y las condiciones climáticas afecten al aspecto de la lápida. Reserve ahora un servicio de limpieza de cementerios en Madrid y rinda homenaje a sus seres queridos manteniendo limpio y con buen aspecto el lugar donde descansan eternamente.
quiero contratar servicio