Los velatorios o tradiciones funerarias varían en función de en qué zona del mundo nos encontremos, también depende de nuestra religión, cultura, costumbres… En algunos lugares el dramatismo y la pena inunda la sala donde se despide al difunto, mientras que en otras zonas, hacen una fiesta y lo celebran porque ha pasado a mejor vida. La forma de verlo es principalmente influida por nuestra cultura. 

A continuación, algunos de los países cuyas tradiciones nos han sorprendido por no realizar una despedida digamos más habitual.

Madagascar

En un pueblo de Madagascar, los Malagasi, se van de fiesta con los huesos del difunto. Tienen la tradición de exhumar a los muertos, cambiarles la mortaja y bailar con ellos como si hubieran regresado del otro lado. A este ritual o tradición lo llaman “Famadihana”. Después les hacen un segundo velatorio y les entierran para que ya descansen eternamente hasta que vuelvan a reunirse. 

Tibet

En el Tibet se lleva a cabo el “Entierro celeste” o el “Entierro del cielo”. Es un ritual budista que consiste en trocear al difunto y ofrecerlo a los buitres para que se los coman. 

Ghana

En Ghana, desdramatizan el hecho de la muerte y el enterramiento. EntierraN a los difuntos en ataúdes muy llamativos, de múltiples colores, con formas de animales, de objetos preciados o hobbies de la persona… Ataúdes decorados de forma estrambótica como una última burla a la muerte.

Corea del Sur

Los coreanos marcaron tendencia y revolucionaron el hecho de la incineración convirtiendo las cenizas de los difuntos cuando nos dejaban en diamantes.

En Los Angeles Times, contaban que esta costumbre se estaba convirtiendo en tendencia  a causa del escaso espacio que hay en los cementerios locales. Y claro, un bote con perlas es más pequeño incluso que una urna.

Suecia

En Suecia se toman con tiempo la despedida de sus seres queridos. Dependiendo de la religión, costumbres o deseos de la familia, los funerales de los mismos suelen celebrarse entre una y tres semanas después de que falleciera el difunto.
Para evitar que el sitio donde descansan nuestros seres queridos se convierta en un lugar descuidado, es necesario realizar una limpieza de tumbas cada cierto tiempo, más aun si la lápida es pulida,  y así evitar que el tiempo y las condiciones climáticas afecten al aspecto de la lápida. Reserva ya una limpieza de tumbas en Madrid y rinde homenaje a tus seres queridos manteniendo limpio y con buen aspecto el lugar donde descansan eternamente.