Los cementerios son lugares que siempre dan de qué hablar. Existen muchos mitos y leyendas que giran alrededor de ellos y que ya son parte del patrimonio cultural de cada ciudad. La muerte es un tema tabú que llama mucho la atención y los cementerios al estar irremediablemente relacionados con ella también son víctimas de las historias y rumores que la curiosidad despierta. No existe un cementerio que se salve de tener historias de terror, fantasmas, personajes paranormales o cuentos de ultratumba que han pasado de generación en generación.

¿Por qué hay gatos en los cementerios?

El Cementerio de Recoleta en Buenos Aires es uno de los destinos favoritos del necroturismo.  Su fama se debe a que está ubicado en uno de los barrios más pintorescos de la ciudad, su belleza arquitectónica y las tumbas de personajes históricos como Evita Perón.

En los últimos años, la fama de este cementerio porteño ha crecido en gran cantidad convirtiéndose en parada obligatoria para los turistas extranjeros, al igual que el Obelisco y el Barrio de La Boca. Lo curioso es que así como ha crecido la popularidad de este cementerio, también lo ha hecho la fama de sus peculiares inquilinos felinos. De hecho, la comunidad de gatos que habitan el lugar se ha vuelto una de las razones principales por las que la gente visita el cementerio.

cementerio de la recoleta

Los guardias afirman que los turistas pasan horas recorriendo los pasillos de el Cementerio de Recoleta con el fin de buscar y fotografiar a estos animales que han tomado posesión de los mausoleos y caminan sobre ellos con una autoridad irrefutable.

¿Por qué hay tantos gatos en el cementerio?
Los gatos son animales que siempre han estado relacionados con lo paranormal. A lo largo de la historia han sido vinculados con el poder, con la fertilidad y con las brujas. No podemos olvidar que los egipcios veneraban a estos animales como dioses.  También existen personas que creen que han venido a la tierra como «guardianes de otro mundo». Por estas razones se cree que los gatos sienten atracción para lugares como los cementerios dónde existen almas en pena y espíritus.

Para otras personas más objetivas, la razón por la que el cementerio de Recoleta está repleto de gatos es muy sencilla: es un lugar tranquilo, silencioso y las construcciones arquitectónicas representan un buen refugio para estos animales en caso de lluvia. Además, son tan famosos que incluso hay personas que voluntariamente llevan comida para alimentarnos ¿para qué moverse de allí?

Sin importar cuál de las dos teorías sea la correcta, lo que sí es verdad es que la presencia de los gatos hace de este lugar uno de los cementerios más visitados del mundo.

gatos cementerio de la recoleta
Es necesario realizar una limpieza de tumbas cada cierto tiempo y así evitar que el tiempo y las condiciones climáticas afecten al aspecto de la lápida. Reserve ahora un servicio de limpieza de cementerios en Madrid y rinda homenaje a sus seres queridos manteniendo limpio y con buen aspecto el lugar donde descansan eternamente.
quiero contratar servicio