Si has estado en un cementerio para visitar a un ser querido, es probable que hayas notado que muchas piedras que necesitan desesperadamente reparaciones, o al menos una buena limpieza. Hay pasos que cada uno de nosotros puede dar para asegurarnos de que el lugar donde se encuentran nuestros seres queridos está lo más cuidado posible para que nuestros hijos, nietos y bisnietos puedan seguir respetando a sus antepasados.

Cómo limpiar cualquier tipo de lápida

Te contamos de forma sencilla cómo limpiar una lápida de forma efectiva. Sigue leyendo para descubrir cómo llevar a cabo esta tarea.

Tipos de lápidas
La mayoría de las lápidas están hechas de piedras naturales, que están compuestas de sales y minerales. Los tipos más comunes de lápidas existentes en la actualidad están hechos de arenisca, granito, mármol y piedra caliza. Debido a su facilidad de mantenimiento, las lápidas de bronce se están volviendo más populares en los cementerios, especialmente en los parques conmemorativos.

limpiar lapidas

Pasos para la limpieza de lápidas

  • Una lápida debe limpiarse y mantenerse con cuidado para evitar que se raye o se deslustre. Por lo tanto, es mejor usar un cepillo de cerdas suaves, un raspador de plástico o una barra de artesanía, en lugar de un cepillo de alambre o una almohadilla abrasiva.
  • Además, se debe evitar la limpieza con detergentes que contengan compuestos como bicarbonato de sodio, cloruro de sodio, sulfato de sodio, carbonato de amonio y fosfato trisódico, ya que contribuyen a la acumulación de sales solubles debajo de la superficie de la piedra.​
  • Recuerda lavar la lápida desde la parte inferior hasta la parte superior para minimizar las rayas y manchas. En cuanto al detergente, no uses un limpiador doméstico como jabón, bórax, Fórmula 409, ácido muriático, ácido fosfórico y otros ácidos y bases fuertes, ya que tienden a ser corrosivos.
  • ​Puedes usar un detergente no iónico (mezcla un poco de detergente en cuatro litros de agua) porque a diferencia de la mayoría de detergentes, no causa la deposición de sales solubles en la lápida.
  • Para limpiar lápidas de mármol o piedra caliza de color claro se puede usar una taza de hidróxido de amonio o amoníaco doméstico mezclado en cuatro litros de agua. Esto servirá para eliminar el crecimiento biológico, como el musgo, los líquenes, el moho, y las algas.
  • Evita el uso de cloro, ya que tiende a dejar manchas de color marrón claro después de algún tiempo. El mejor y más seguro método de limpieza de una lápida es el agua. Evita utilizar soluciones fuertes de limpieza en la medida de lo posible.
  • Si aparece un crecimiento de líquenes en la lápida en forma de manchas grises y naranjas, humedece el área afectada y frótala con una mezcla de una parte de amoníaco y cuatro partes de agua. Finalmente, lávalo con agua normal.
  • Otro buen método de limpieza es preparar un remedio casero mezclando a partes iguales agua y glicerina (preferiblemente glicerina vegetal) en arcilla de porcelana seca hasta obtener una consistencia suave.

​Recuerda: ¡el uso de materiales de limpieza inadecuados puede causar daños permanentes y no reparables en las lápidas! Nuestro objetivo es preservar la lápida, no darle un acelerador para empeorar las cosas.

metodos limpiar lapidas
Es necesario realizar una limpieza de tumbas cada cierto tiempo y así evitar que el tiempo y las condiciones climáticas afecten al aspecto de la lápida. Reserve ahora un servicio de limpieza de cementerios en Madrid y rinda homenaje a sus seres queridos manteniendo limpio y con buen aspecto el lugar donde descansan eternamente.
quiero contratar servicio