A lo largo de la historia, las piedras naturales se han utilizado como el principal material de construcción por sus características: es una herramienta asequible, relativamente fácil de manipular y considerando su larga duración en aquella época parecían indestructibles. Sin embargo, con la llegada de la tecnología del siglo XIX, la producción en masa de materiales mucho más adaptables a la construcción como el cemento, el acero o el vidrio hizo que las piedras naturales quedaran completamente obsoletas.

Además, con el tiempo, empezó a notarse que la piedra natural que parecía indestructible presentaba ciertos defectos que se conocían como “el mal de la piedra” que no era más que el deterioro natural que padecen las rocas al ser expuestas a factores como la atmósfera, las aguas subterráneas y superficiales, las plantas, el viento, etc. Por supuesto, también la intervención humana acelera este proceso, especialmente si se saca la roca del ambiente en el que se produjo y se la lleva a lugares más urbanos donde hay contaminación.

materiales-de-tumbas

Duración de las lápidas de piedra natural

​En el caso de las tumbas de piedra natural, es necesario comprender el comportamiento de este material  para que la lápida o tumba dure mucho más sin tener  un mal aspecto o directamente romperse por un mal cuidado. Son varios factores los que influyen en la duración de una tumba de piedra natural, pero si el cementerio está ubicado en un área urbana la polución acelera los agentes degradantes y hace que crezcan aceleradamente. Por eso, para preservarlas se recomienda realizar un mantenimiento cada cierto tiempo en el que se elimine la suciedad y humedad acumulada.
Es necesario realizar una limpieza de tumbas cada cierto tiempo y así evitar que el tiempo y las condiciones climáticas afecten al aspecto de la lápida. Reserve ahora un servicio de limpieza de cementerios en Madrid y rinda homenaje a sus seres queridos manteniendo limpio y con buen aspecto el lugar donde descansan eternamente.
quiero contratar servicio