Aunque es el evento más natural que existe, es el más trágico de los tiempos y el más aterrador de las sociedades en la actualidad. La muerte se ha convertido en uno de esos temas tabú de los que nadie quiere hablar, y a su vez uno de los más dolorosos. El vacío en este tema y la tendencia a no hablar del mismo ha provocado un desierto de información para la mayoría de las personas, quienes no saben qué pasos deben tomar después de la muerte ante una realidad espantosa y perturbadora.

Por eso, como empresa experimentada de limpieza de tumbas, hemos querido facilitar una guía de los pasos y procedimientos a seguir tras la muerte de un ser querido, porque sabemos que las autopsias no son un manjar para nadie y una pequeña orientación siempre es de agradecer.

Trámites post-mortem: Acta de defunción y Registro civil

Uno de los primeros pasos y procedimientos después de la muerte es obtener un certificado médico de defunción, emitido por el médico que trata al difunto o por otra persona que recibe el cuerpo del difunto. En general, este certificado debe mostrar:

  • La identidad del médico que lo emitió
  • La identidad del difunto
  • Todo lo relacionado con la donación de órganos si el fallecido fuera donante

Luego de eso, se realizará el registro de defunción, el difunto puede registrarse en la Oficina de Registro dentro de las 24 horas. Aunque la muerte de un ser querido tiene consecuencias civiles desde el mismo momento del fallecimiento, las diligencias deben realizarse en el Registro por dos motivos: se da de baja al difunto y se permite su sepultura o cremación. El director de la funeraria suele ser el responsable de este proceso y puede estar acompañado por familiares.

Al completar estos dos pasos, se emitirán los permisos en el Registro, donde seremos libres para enterrar. El entierro o la cremación deben realizarse al menos 24 horas después de la muerte.

Cuando un ser querido recibe un funeral sagrado o se convierte en polvo, nos recuerda una muerte bíblica que se llevó la nuestra. Se trata de la selección de lápidas que nos acompañarán a lo largo de nuestra vida, que será uno de los prensados ​​del santuario donde esté enterrada esta persona tan especial.

Procedimientos post-mortem; últimas voluntades, testamento y herencia.

Transcurridos 15 días del fallecimiento y se inicia la asimilación del duelo de pérdida, se inicia otro tipo de proceso administrativo.

Otro procedimiento testamentario es obtener un certificado de testador, luego de obtenerlo, es posible determinar la existencia de un testamento familiar, siempre y cuando se conozca el nombre del notario. Para obtener esto se necesita un certificado de defunción.

Además, 15 días después de la muerte, debes llamar a la compañía de seguros de vida y ver quién es el beneficiario para solicitar una póliza de seguro de muerte. Para hacerlo, se debe volver a presentar el certificado de defunción.

Después de que tengamos el certificado de defunción y el testamento, tendremos que ir al notario público y pedir una copia del testamento. En caso de no presentarte, se procederá a la declaración de herederos. Esto se llevará ante un notario (si es un miembro de la familia) o ante un tribunal (si es otro heredero). Una vez finalizado este trámite, la herencia será aceptada o denegada por los herederos del difunto, así como los impuestos correspondientes (aumento de los impuestos sobre bienes humanos a pagar dentro de los seis meses siguientes al fallecimiento) y se inscribirán en el registro de herencia. inmueble en el correspondiente registro de la propiedad.

Procedimientos post-mortem; eliminar las pensiones.

El paso final será tramitar las distintas pensiones relacionadas con el fallecimiento de un familiar. Esto se hará en varios Centros de Seguridad Social y Centros de Información y requerirá que rellenes y completes el modelo de solicitud de Prestaciones de Supervivencia y proporciones los documentos que requieren los Centros.

Los diferentes tipos de pensión son viudedad, orfandad, defunción, asignación por familiar y asignación por hijo a cargo, para lo cual se deben seguir distintos trámites después del fallecimiento según el caso.

Como puedes ver, hay una gran cantidad de trámites y procesos a seguir después de la muerte de una persona, y por supuesto esto es un inconveniente debido al poco tiempo y tiempo en estos casos debido a las autoridades reguladoras estatales y la legislación propuesta; Por ello, desde Limpieza de tumbas queremos facilitar esta labor y asesorar sobre los procesos y procedimientos adecuados en estos casos de forma totalmente imparcial y desinteresada.

Además, somos expertos en limpieza de tumbas y panteones. Creemos, como empresa profesional de limpieza de tumbas, que mantener limpio el lugar donde descansan tus seres queridos es un signo de respeto y honestidad por parte de los familiares y amigos. Si es que requieres de este servicio, estamos aquí para hacerlo realidad.

Reserva ahora una limpieza de lápidas y tumbas en Madrid de forma gratuita y sin ningún compromiso, clicando en el siguiente botón.

quiero contratar servicio