Dado los alrededores, en las lápidas puede acumularse todo tipo de suciedad que hace que la roca se manche. Con el tiempo, las manchas pueden conducir a depósitos antiestéticos, así como al crecimiento de hongos y moho. El mantenimiento de una lápida no sólo hace que se vea mejor, sino que ayuda también a preservarla. El problema es que las rocas son muy susceptibles a daños por lo que la limpieza de la lápida tiende a ser difícil. En el post de hoy te damos algunos trucos para limpiar tumbas sin que sufran daño alguno.

Limpiar las tumbas sin dañarlas paso a paso

  1. Comienza por inspeccionar la lápida para comprobar si tiene signos de daño. Si hay agrietamiento, descamación u áreas visiblemente débiles, procede con precaución. No añadas más estrés a un área que ya está débil porque esto dará lugar a más daños.
  2. Es mejor utilizar un detergente no iónico para limpiar las lápidas, ya que estos limpiadores no producen las sales que pueden ser dañinas y dejar manchas adicionales. Estos también ayudan a humectar la lápida de modo que la suciedad se pueda quitar más eficazmente. Siempre haz una prueba en un área pequeña y oculta primero para asegurarte de que obtendrás los resultados deseados. Aunque los limpiadores especializados tienden a ser más caros, también son más eficaces y mejor diseñados para limpiar estas rocas que los limpiadores domésticos habituales.
  3. Llena tu cubo con agua. Si hay una fuente de agua cerca, trae contigo una manguera para enjuagar la lápida a medida que trabajas. Si no hay un suministro de agua, trae varios baldes de forma que tengas agua limpia disponible en todo momento.
  4. Combina 1/8 de taza de limpiador no iónico con 20 litros de agua.
  5. Frota la lápida suavemente utilizando una esponja. No utilices materiales ásperos, ya que podrías rayar la superficie.
  6. Trabaja desde la parte inferior de la roca hasta la parte superior para evitar manchas de goteos.
como-limpiar-tumbas

Ten en cuenta que:

  • Debes conocer el material del cual está hecho la lápida antes de limpiarla. Cada roca requiere métodos de limpieza diferentes.
  • No utilices limpiadores, jabones ni detergentes normales (blanqueadores, detergentes para ropa, jabón para platos, etc.) para limpiar las lápidas. Evita también el uso de productos como el ácido clorhídrico o el ácido fosfórico ya que pueden dañar la superficie.
  • Si te preocupa causar algún daño al hacer la limpieza de la lápida tú mismo, o si quieres limpiar una lápida muy antigua, es recomendable que contactes a una empresa que ofrezca servicios de limpieza de tumbas, ya que ellos conocen los métodos de limpieza para cada roca y cuentan con el equipo adecuado.
Es necesario realizar una limpieza de tumbas cada cierto tiempo y así evitar que el tiempo y las condiciones climáticas afecten al aspecto de la lápida. Reserve ahora un servicio de limpieza de cementerios en Madrid y rinda homenaje a sus seres queridos manteniendo limpio y con buen aspecto el lugar donde descansan eternamente.
quiero contratar servicio