Cuando debemos organizar un funeral una de las tareas más complicadas es la de escoger el material de la tumba en la que nuestros familiares van a descansar. Hacerlo es complicado ya que desconocemos lo importante que es elegir bien. Ignorar cómo se comporta un tipo de piedra en los distintos ambientes y climas puede hacer que hagamos una mala elección y que la tumba se deteriore fácilmente. Además, sobrellevar la muerte de un familiar es un proceso doloroso y lo que menos queremos es tener que lidiar con este tipo de trámites. Por eso, es mejor informarnos previamente sobre los materiales de tumba para que cuando llegue este duro momento nos encuentre un poco preparados.

uso-de-piedras-naturales

Tipos de piedras para lápidas

Al realizar esculturas funerarias, panteones, lápidas y tumbas existen muchas variables que se consideran. La principal es la duración, seguida por el acabado y por supuesto, el presupuesto. El granito y las tumbas de mármol son las piedras naturales más comunes del mercado funerario, sin embargo no solo se utilizan con este fin.  A lo largo del tiempo, estas piedras naturales han tenido varios usos y han sido parte crucial de la historia a través de monumentos que vemos hasta el día de hoy.

El rol de las piedras naturales en la historia
Las piedras naturales son el material más antiguo que ha utilizado el hombre. En el paleolítico las piedras se moldeaban para convertirse en elementos decorativos o herramientas y eran muy populares gracias a su resistencia y duración. La tendencia a utilizar estas piedras se mantuvo y es por esto que aún podemos evidenciar su presencia en catedrales y monumentos históricos.

¿Cuáles son los tipos de piedras naturales?
Existen piedras porosas y no porosas, granito, mármol, piedras y areniscas. También existen las piedras calizas que son aquellas que no tienen ningún defecto en su composición y las que sí lo tienen son llamadas granigordas.

¿Cómo saber cuál escoger?
En realidad la respuesta varía mucho dependiendo del área en la que se encuentre el cementerio. La humedad, las lluvias, el calor y el viento son las principales amenazas a estas piedras y si bien es cierto que no tumbarán una lápida lo que sí pueden hacer es afectarla hasta el punto en el que su estructura se rompa o se creen filtraciones de agua que la destruyan por dentro.

¿Cómo prevenir que las tumbas se deterioren?
Sin importar el tipo de piedra o material de la tumba la única forma de que ésta dure sin perder su forma es realizando una limpieza de mantenimiento anual en la que se elimine el polvo y la suciedad acumulada con maquinaria de agua especial. Si la tumba de algún familiar se encuentra en malas condiciones reserva una limpieza de tumbas en Madrid para evitar que el lugar donde se rinde homenaje y se recuerda a tus seres queridos tenga un aspecto fúnebre, sucio y sin color.

Es necesario realizar una limpieza de tumbas cada cierto tiempo y así evitar que el tiempo y las condiciones climáticas afecten al aspecto de la lápida. Reserve ahora un servicio de limpieza de cementerios en Madrid y rinda homenaje a sus seres queridos manteniendo limpio y con buen aspecto el lugar donde descansan eternamente.